jueves, 26 de febrero de 2009

NO ME DA IGUAL

Mi psicóloga se ha echado las manos a la cabeza, literalmente, cuando le he dicho que iba patrás, como los cangrejos. Intuí una expresión sincera, un pequeño gesto de dolor, un silencio dramático, interminable, roto en pedazos con un “hoy no me saques los kleenex, por favor”. Porque sé que no esperaba empezar así la mañana, con una paciente que había dado pasos de gigante para ir dejando lastres atrás, con la que acostumbra a utilizar el sentido del humor para restar sufrimiento a los huecos vacíos del corazón. Me alivió, en cierto modo, saborear el lado humano de mi profesional, que volviera a saltarse el protocolo, que aplicara sus teorías con una empatía más personal, más cercana.

¿Dónde está el fallo? – nos preguntamos. ¿Qué te hace retroceder? No lo sé. ¿Qué esperas de la vida? Ahora, nada. ¿Cuál es tu proyecto a corto plazo? Ninguno. ¿Cuál es tu motor? Ninguno. ¿Qué necesitas? No lo sé. De 0 a 10 ¿cuál es tu estado anímico? 3,5. ¿Cuándo fue la última vez que te sentiste realmente bien? No me acuerdo. ¿Estás peor que cuando estabas con Leo? Noooo. ¿Cuál es la auténtica razón de tu apatía? No lo sé. ¿Has hecho las tareas que te mandé? No. Vamos a tener que rascar para que salgan cosas de las que quizás te estés escondiendo. Noooo, por favorrrr.

Si tocaran mi puerta y me ofrecieran un billete de avión sin fecha de vuelta lo aceptaría con los ojos cerrados. Me iría con lo puesto. ¿De qué huyes? No me gusta mi vida. ¿Qué conseguirías si escaparas? Experiencia y ganas de volver a empezar. ¿Y si volar no te llevara a ninguna parte? Algo aprendería, seguro. Te cansarías. Puede que sí, pero aprendería, igualmente.

¿No crees que necesitas una pareja y no te atreves a reconocerlo? Nooo, siempre me ha gustado estar sola, sé disfrutar de la soledad como la que más. ¿No crees que los intereses y las necesidades se transforman con la madurez? Sé perfectamente estar sola. ¿Cómo llenarías ese vacío? Con alguien con quien compartirlo todo, con mimitos y abracitos. Estás definiendo una pareja. No, una pareja no, alguien con quien compartirlo todo… O sea, una pareja. Que no. Que sí. Que no. Que sí, pero tranquila, que no pasa nada. Yo no quiero una pareja, quiero estar bien conmigo, nada más.

Pero el amor es tu motor de vida. El amor, como mi vida, es una mierda.

Creo que te voy a citar para la semana que viene. Pos vale, me da igual, como si me quieres citar mañana o dentro de un año. Como sigas así te mando al psiquiatra. Me da igual, mira, una experiencia nueva.

¿Hay algo que no te dé igual? Todo.

martes, 24 de febrero de 2009

MI META

Yo corría sin descanso y ella estaba esperándome en la meta. No aceleraba para ser la primera de la carrera sino porque sabía que cuando llegara tendría un abrazo como premio. Mi premio. Un abrazo.

Por qué suplico en sueños algo tan fácil de conseguir. Por qué esa imperiosa necesidad de sentirme protegida. Por qué corro tanto y hacia ningún lugar. Por qué me vacío cada vez más en vez de llenarme. Por qué busco donde no hay. Por qué no quiero lo que me dan. Por qué sueño en vez de vivir…

No tendría un solo motivo para quejarme y sin embargo me considero con derecho para quejarme por todo. No me falta nada, dicen por ahí que soy afortunada, que mi vida es emocionante y está surtida de alicientes. Yo no veo la emoción y lloro porque estoy estancada, porque estoy paralizada, porque, aunque pueda parecer exagerado y sonar desgarrador, no encuentro sentido a estos asquerosos días, en los que me pierdo con facilidad entre pensamientos negativos, cerveza y hastío. Porque me aterroriza detenerme a analizar el punto en el que estoy. Porque me fui de mi lado y dejé que el alma se paseara dando tumbos sin ton ni son, sin preocuparme lo más mínimo de mis objetivos. Porque sólo sé soñar dormida, porque hay días que no quisiera despertar y darme de bruces con un sol que no caliente, con un aire que no quiere que respire y que resulta asfixiante, con horas y más horas hundida en una tristeza de la que no recordaba su amargo sabor.

Lo daría todo por reencontrarme, por tenerme, por quererme, por compartir conmigo el regalo de vivir e ilusionarme. No quiero que nadie me espere en algún lugar sino volver a mí, reencarnarme en lo que siempre he sido, reconocerme y mimarme, no dejarme caer sino avanzar, crecer, sentir.

Pero estoy tan fuera de mí que no aspiro más que a caer rendida día tras día, noche tras noche, rota, agotada, esperando a que sea mi inconsciente el que me alivie de la crueldad de este sinsentido que me golpea el alma un segundo sí y otro también. No duermo para descansar sino para darle una tregua a mi alma. Cierro los ojos como la venda del ciego que no quiere ver. Me escondo en los sueños porque en la realidad sólo sé ser una auténtica cobarde.

No quiero que nadie me espere en la meta de mi carrera. Quiero estar yo, conmigo me basta y me sobra. Quiero ser mi propio premio, la victoria sobre todas las cosas, la valentía de no rendirme, la superación por adelantar a fantasmas, las ganas de seguir avanzando, la ilusión de ganarme, la fuerza para levantarme, la constancia de mantener el ritmo y llegar al final con una sonrisa de oreja a oreja.

Llegar a la meta. Encontrarme. Darme un abrazo. Reconciliarme.

(Otra canción dedicada a mí como compensación en el caso de no ganar mi carrera)




lunes, 16 de febrero de 2009

TERCER GRADO

Hoy no tengo el cerebro un poco bastante hueco, así que me limito a rellenar uno de tantos interrogatorios de tercer grado que circulan por ahí.

¿Qué hora es?: Las 3:07 de la mañana.

Hora de irse a la cama: No tengo hora fija, normalmente de 2 a 3 de la madrugada.

¿Crees que el amor puede durar eternamente?: Antes sí, pero cada vez soy menos idealista, así que no creo en el amor eterno. Ojalá pudiera cambiar de opinión.

¿Has estado en otro continente?: Sí, y espero conquistarlos todos!

¿Qué tiene que tener tu pareja ideal?: Inteligencia, sentido del humor, honestidad y lealtad.

¿Qué te gustaría hacer en este instante?: Coger un avión y escapar.

¿Has sido infiel alguna vez?: Hace muchos años, cuando no sabía lo que significaba valorar lo que se tiene. Si creo en la relación, soy absolutamente fiel.

¿Has sido el otro/la otra?: Puff, me temo que sí. Triste y angustioso papel.

¿Qué estás leyendo?: El Ocho, qué decepción, no me termina de enganchar y eso que estoy a punto de terminarlo.

Alguien a quien eches mucho de menos: Siempre a mi familia, especialmente a mi sobrino que es quien me quita todas las penas. Y a alguna que otra personita.

Canción que más quemas últimamente: Cualquiera que me ponga más tonta de lo que soy/estoy.

¿Cuándo fue la última que lloraste y por qué?: Llorar a moco tendido… hace un par de semanas, tras discutir con un compañero de trabajo. Injusta que es la vida.

¿Cómo te gusta dormir?: En pijamita, bien abrigada y abrazada, aunque sea a una triste almohada.

¿Cuándo fue la última vez que te tembló la VISA?: Últimamente me tiembla demasiado, sobre todo cuando me compré la PDA sin querer mirar el precio. Creo que me estoy arrepintiendo…

¿Cuál es tu prototipo físico de hombre/mujer?: Pues justo el que todavía no he podido disfrutar, todavía estoy esperando que el cielo me regale una Marta Etura de la vida…

¿Eres de algún equipo?: Del de mi tierra, aunque esté en Segunda B. Volveremos a la 1ª división un siglo de éstos!

Última persona que te hizo daño: Alguien a quien quiero mucho.

¿Qué es lo primero que piensas cuando te levantas?: Que tengo mucho sueño. Que llega otro día más vacío que lleno. Que a ver con qué me encontraré.

¿Y en lo último cuando te acuestas?: Hago un balance del día y me paro a pensar detenidamente en las cosas que me preocupan, en las que me gustan, en mis sueños… hasta quedarme frita.

Último beso que diste: Pues depende del beso. Besos normales todos los días, besos de verdad… hace algo más de tiempo.

Última película que te hizo llorar: Yo lloro hasta con las pelis malas de Antena 3! La última… Camino, gran película, delicada, sutil, muy bonita.

Último sueño que recuerdes: Me paso la vida soñando cosas surrealistas. Anoche por ejemplo soñé que me cogían por enchufe en el casting de Supervivientes y me iba a una isla del Caribe a pasar hambre! ¿Alguien me lo puede explicar, por favor?

Si te dieran la opción de poder cambiar algo de tu vida...: No cambiaría nada. Sí pediría algo más de frialdad, más razón y más suerte.

¿Qué harías si te tocara la lotería?: Me gusta esta pregunta! Me iría al aeropuerto con lo puesto, me pondría frente al panel de vuelos, elegiría destino y compraría el billete al instante. Primera parada: playa paradisíaca, relax total y agenda en mano para ir anotando cosas que podría hacer para arreglar un poquito mi mundo y el de los míos.

¿Necesitas pedir perdón a alguien?: Duermo con la conciencia tranquila. Y si alguien creyera que debo pedir perdón por algo, lo haría una y mil veces.

Un plan perfecto: Una noche de risas con amigos, una tarde con mi familia, un fin de semana en un lugar perdido con alguien especial, una cena con pizza, mantita, palomitas y peli con mi pareja. Por ejemplo.

¿Has estado con alguien casado/a?: Hmmm, algo parecido.

¿A quién le darías un abrazo?: A la gente que no está cerca de mí y que tanto echo de menos.

¿Cómo te ves en el futuro?: Pues depende: si estuviera soltera me veo millonaria, dando vueltas por el mundo y con un amor en cada puerto. Si estuviera comprometida me veo millonaria (con una casa en el norte y otra en el sur) y disfrutando cada segundo de mi pareja y de la vida.

¿Qué te llevarías a una isla desierta?: Un avión, para poder volar a todos los maravillosos rincones de este mundo. Y una buena compañía.

Última vez que saliste de fiesta, qué bebiste y qué ligaste: Este viernes. Bebí ron con limón. ¿Qué ligué? Yo no sé ligar. Me quedo con todo lo que me reí.

¿Prefieres estar solo/a o con pareja?: Por llevar la contraria, cuando estoy sola echo de menos compañía y cuando tengo compañía echo en falta la soledad. Señal de que no he encontrado la persona adecuada.

¿Cuánto vale el sexo?: No tiene precio! De 0 a 100, pongamos de 60 a 80%, según la persona y las circunstancias.

¿Cómo te llevas con tus ex?: Algunas son mis mejores amigas. Me conocen bien y no hemos perdido la complicidad.

¿Qué le dirías a alguien que te ha hecho feliz?: Que estaré eternamente agradecida, que seguramente me hayan ayudado a crecer y a ser lo que soy hoy.

¿Y a alguien que te ha hecho daño?: Que también tienen su hueco en mi corazón, que si me han hecho sufrir es porque también me han hecho sentir cosas bonitas.

¿Te consideras buen/a amante?: Ooooohhhhhh… no sabría evaluarme a mí misma, así que creo que todos nos quedaremos sin saberlo, vaya por dios.

¿Planes para vacaciones?: Con suerte este año me perderé en el desierto.

Una frase que te transmita algo: Más bien unos versos de Luis García Montero “Si alguna vez la vida te maltrata, acuérdate de mí, que no puede cansarse de esperar aquel que no se cansa de mirarte”.

¿Eres feliz?: Hoy por hoy no. Pero me gusta pensar que mañana puede ser un gran día.

¿Qué hora es?: Tarde, hora de irse a la cama.

Buenas noches y buena suerte.

miércoles, 11 de febrero de 2009

COSAS QUE SÓLO PASAN UNA VEZ EN LA VIDA

Porque me parece increíble que en dos días me pasen las cosas que no podrían ocurrirme en años.

SMS: “Salgo de una reunión a las 19. Te invito a un café”. – Ex pareja?

SMS: “¿Dónde estás? Hace tiempo que no sé de ti. Dime algo, recuerda que te debo una cena. Tengo muchas ganas de verte…”. – Ex pareja.

Mensaje a través de Facebook: “Este fin de semana voy a estar en Madrid. ¿Una copa (detrás de otra)? Vamos a liarla, no?”. – Ex amante.

SMS: “¿Cómo estás? Pienso en ti. Un abrazo”. - Ex todo.

Mail: “Proposición indecente antes de que me arrepienta: Pide vacaciones y vente a Santiago (de Chile), te pago el billete. QUIERO VERTE. Ya me estoy arrepintiendo. QUIERO VERTE. Me acabo de arrepentir. Déjalo”. – Ex… ex nada, amiga, supongo.

SMS: “Srta. Nuuk… hoy estuve acordándome de Ud, repasando aquel intenso verano… ¿se acuerda como me acuerdo yo? Tierna y seductora, así le recuerdo... espero que siga igual… si pasa por aquí, no dude en llamarme. Besos desde el sur”. – Ex amante.

Conversación telefónica (contando un extraño sueño que había tenido la noche anterior): “Deja de soñar gilipolleces y a ver si sueñas conmigo en la cama”. - Ex nada! Camarada!! Perdón??? Joer, es mi camarada, nada más! (ya no sé qué creer!).

Casi pierdo la respiración cuando anoche, volviendo a casa, divisé unos metros por delante de mí a una chica que bien podría haber sido mi última pareja, y para no comprobarlo, me desvié del camino habitual... no más malos recuerdos, por dios!!!

Y así se me ha quedao el cuerpo. Porque hay cosas que sólo te pueden pasar una vez en la vida, y creo que ésta es una de ellas. En el caso de que tuvierais que elegir alguna opción, ¿cuál os parecería la más tentadora? Yo por si acaso, cambiaré las sábanas por segunda vez esta semana.

Y al contrario de lo que pueda parecer, me ahogo en esa clase de soledad en la que ni se siente ni se ama. En ese vacío que no te permite entregarte. En la soledad de no poder compartirlo todo con alguien.

Porque así me siento antes de acostarme y/o antes de levantarme…

martes, 3 de febrero de 2009

HASTA AQUÍ HEMOS LLEGAO

Porque hay cosas que no pueden esperar mucho más y de repente, entre nubes y contradicciones, se hace la luz. Porque a veces hay que colmar el vaso y ponerse al límite para ser racional. El paso que cuesta la vida dar, el empujón que desesperadamente buscamos, las falsas conclusiones que sacamos a fuerza de engañarnos una y otra vez… y al final, todo llega.

Algo parecido me pasó hace una semana. Un día dices: BASTA. Y hasta los deseos se hacen realidad.

Basta de acumular agotamiento y estrés. De madrugar los fines de semana. De trabajar de lunes a domingo. De tener una tarde de ocio en siete días y un día libre en treinta. Basta de quedarme dormida por los rincones, de no ser persona, de soñar con compañeros y expedientes, de ir corriendo por la vida perdiéndomelo todo. ¿A qué precio he pagado refugiarme en el trabajo todo este tiempo? Basta, ya pasé lo peor, la tormenta amainó. Ahora entiendo que mi adicción al pluriempleo sólo respondía a un motivo: escapar para no pensar. Pensar en lo que me hacía daño. Ahora, con tiempo y con calma quiero disfrutar de lo que tuve que sacrificar y apartar. Ahora me toca disfrutar de mí. Y eso sí que no tiene precio.

Con respecto a ti… esa frialdad, esa manera de escribirme como si fuera una completa desconocida, como si no hubiera pasado nada, han hecho que caiga del guindo más alto. Esa reacción no es justa cuando alguien te está abriendo y entregando el alma de par en par. Perdona si te hiero… créeme que hasta ahora lo habías hecho bien y hubiera sido más valiente por tu parte callarte que forzar esas palabras, que inventarte más culpa y desentenderte del pasado con esa pasmosa facilidad. No sé por qué pero por primera vez he tenido la sensación de que no estabas siendo honesta, de que la verdad no iba cargada de tanta verdad como pretendes aparentar. No, no quiero que te sientas mal, y tú lo sabes. Pero no olvides que opino y escribo lo que quiero y siento, independientemente de estar en lo cierto o no. Y si estoy equivocada, te invito a que me corrijas y de paso a quitarme este mal sabor de boca.

Ese martes tomé la decisión de dejar un trabajo que me estaba haciendo polvo. Ese martes tomé la decisión de dejar de soñar con alguien que también me estaba haciendo polvo.

Objetivo cumplido. Que no es poco.

Ahora sólo quiero caminar palante, siempre palante…

P.D. Ya no habrá más post de amor pero no quería dejar de compartir contigo el recuerdo de aquellos días de abril… un abrazo enorme, con todo mi cariño.