miércoles, 11 de marzo de 2009

DESPUÉS DE LA CALMA SIEMPRE LLEGA LA TORMENTA

Me subo por las paredes. He llegado a las mil a casa. Cabreada. Exhausta. Descolocada. Estoy hasta arriba de trabajo. No llego ni haciendo tiempo extra. Hay movimientos raros. La tensión se palpa en el ambiente. Veo hipocresía, desmotivación. Después de lo que padecí en el otro trabajo, nada me puede afectar. Hasta que me afecte y explote mi cabeza. Como me salpique la mierda, me voy a pique. Para colmo, mi jefe me alegra la tarde anunciándome un curso de no sé qué chorrada durante tres sábados. Y mira tú por dónde, uno de esos fines de semana coincide con mi billete de avión. O me olvido del viaje o le echo cara al asunto. Optaré por lo segundo y que sea lo que dios quiera.

Además, otros tantos alegrones: he tenido pesadillas, llego tarde, añado otro disgusto a mi lista, me llama un ser desagradable, me suben el alquiler del piso, uno de mis compañeros se marcha, me cuentan que la factura de gas ha ascendido este mes a una cantidad impagable – ummm, ¿no se estará equivocando? – le pregunto ingenuamente al chico. Aún así, esta noche he puesto la calefacción a tope, total, de perdidos al río, peor es morirse de frío.

Qué otra cosa podía esperar después de un fin de semana desconectada de ese mundo oscuro del que no puedo apenas desprenderme, después de un par de días de calorcito y risas, de paz, de cariño, planes y mucha ilusión. Que los días al final se apagan, pesan y se enredan. Que el sol inverna en vez de echar breves siestas. Que la tormenta da treguas y amaina a cambio de volver a jodernos cuando menos lo necesitamos.

Y cómo sé lo asquerosamente estresada que voy a terminar la semana, ya he medio gestado un viajecito para este finde a cierta provincia vecina para despeñar toda la energía negativa que me rodea últimamente y respirar, respirar, respirar, morirme de tranquilidad. Admitiría acompañantes, pero no creo ni pretendo que haya nadie dispuesto a aguantar tooooda mi mala leche reconcentrada. En cualquier caso, se admiten, cómo no.

Sorry, no tengo neuronas para más inspiración.

7 comentarios:

nieves dijo...

vaya..... pues no sé que decirte... solo que Animo y pa´lante..... oye yo te acompañaria, no tengo otros planes, aunque no sé por donde iras!!!!... pero tomar algo, pasear, y charlar no le hace mal a nadie.......Besos

Noviembre dijo...

Sigues durmiendo poco y acierto seguro si digo que comiendo mal todavía mas. Y eso es básico, pero no voy a hacer de mamá contigo.
Me deja tan mal sabor de boca leerte mal!
Coge ese vuelo eh? Por nada del munco lo cambies por ese curso patatero. Por aqui sigue viviendo el sol a diario...es un lujo esta luz,no crees? Qué harás en Madrid..

"...se disfruta de un hermoso paisaje bañado por las aguas del Guadalbarbo. El pueblo está asentado sobre la loma de un cerro rodeado de otros aún más altos. El nombre de esta villa deriva de las ovejas que, sin duda, desde siempre han pastado en sus valles..."

Arrítmica dijo...

jajajaja
ponte las pilas niña!! nada de curso el finde de tu vuelo.. amos amosss!! echale buena cara e imponte, siempre con logica y buena educacion, sacaras de tus jefes lo que quieras!


Besillos y que mejore la semanita.

Djuna dijo...

Nada ni nadie puede estar por encima de la "libertad" que da un pasaje para sentirse así de bien con una misma.
No pretendo ser ejemplo, pero quizás te ayude saber que nada ni nadie me impedirá coger este viernes el vuelo que me llevará a esa sensación, ni yo misma después de estar todavía tocada de un accidente reciente ni tampoco el saber que mi compañía para el viaje se queda en tierra, y no por falta de deseo mio, sólo que precisamente es eso: un deseo, un sueño mío.
El momento es éste, la vida es ahora....no creo que tenga que añadir más.
Un abrazo enérgico

MeNamore dijo...

Hay cosas que no se pueden cambiar y hay que afrontarlas. Si hay una "mala época" en el trabajo, pues aguantar el chaparrón y procurar que afecte lo menos posible, así que a disfrutar de ese fin de semana y respira, respira y no dejes de respirar y relajarte. Un kit kat de vez en cuando y desconectar no viene mal a nadie.
Ánimo.

Mikhon dijo...

No pienses que los días que disfrutes los tienes que pagar con cosas malas, porque entonces no conseguirás disfrutar nunca.
Y haz caso a todo lo que te han dicho antes, duerme mas, come mejor, intenta no agobiarte por el curro y todo lo demás.
Lo del gas... han subido las tarifas, si, y si además hacen estos fríos pues estamos económicamente jodidos.

Besotes

simplementeyo dijo...

Uy pq me pilla lejos sino te acompañaba de buena gana.. Ánimo mujer. Besos