viernes, 30 de octubre de 2009

DE MORALEJAS

Cayó al agua, lo saqué en menos de dos segundos pero ya fue tarde, no pude reanimarle a pesar de todos los esfuerzos.

Lo más importante que mi teléfono móvil y su tarjeta SIM se llevaron al más allá fue una ajetreada agenda de contactos y miles de sms de unos y otras que guardaba con un cariño desmesurado.

Por aquel entonces estaba medio liada y tres cuartos cegada por una niña que sabía que sólo podría darme disgustos.

Cuando metí la tarjeta sin apenas vida en otro teléfono, sorpresa!, comprobé que, efectivamente, había perdido todos los contactos y, sin embargo, había sobrevivido un solo mensaje de texto. El contenido era simple pero determinante: "Te quiero" - me escribía la de los disgustos.

El antes y el después, el punto de inflexión, la señal de que auguraba el futuro, la prueba de que el amor era real y eterno... no hay mal que por bien no venga - pensé - la pérdida de mi móvil me hizo caer en la cuenta de que mi destino empezaba a escribirse con grandes pinceladas de felicidad. Tenía que llegar, por fin, claro que sí...

Tres días después me la estaba pegando con otra. Con dos cojones.

Con un hasta luego Lucas algo adornado, me mandó a Alpedrete y desapareció de la faz de la tierra.

Por más vueltas que le doy, aún no he encontrado la moraleja a esta historia...

4 comentarios:

La Mujer D dijo...

Vaya...borra ese Te Quiero, no significa NADA. Suerte que se fué lejos, no hay dos sin uno ni tres sin dos. Quien nace siendo fabricante de cuernos...muere siéndolo (habrá alguna excepción...).
Cómo no! preciosa canción! (lo vi en directo en la dos, creo recordar, no sé si por el aparato en la boca o no sé qué...pero cantaba algo raro no? :) )

Un beso!

solodi dijo...

Tu ex, parece mi ex, pero todo se supera. Si tus "te quiero" eran sinceros, quédate con eso.
Besos

Kekalandya dijo...

La moraleja, supongo es... "No te fíes de las tarjetas sim" ^^

simplemente yo dijo...

No hay moraleja, aquello fue casualidad.. O quizás sí hay moraleja; no esperes que la vida te soluciones las cosas, las que no te valgan "borralas" tú. Besos