lunes, 9 de noviembre de 2009

PRE - VIAJE

Dice mi medio compañera del día a día que no le gusta dormir conmigo, y lo peor de todo es que lo evita a toda costa. Se queja de que ronco, de que me muevo, de que le dejo veinte centrímetros de cama, de que doy patadas levantando ángulos de ciento ochenta grados, de que mantengo conversaciones en voz alta con vete tú a saber quién, de que chirrío los dientes a lo bestia... tiene que ser desquiciante sufrir en primera persona mi transformación nocturna...

Yo siempre digo que es el estrés, que me hace sacar toooodo a través del subconsciente.

Y es que la depresión laboral no me deja descansar tranquila. La situación me resulta insostenible y es muy probable que no dure mucho más. Trato de templar mi templanza pero si los cambios no se avecinan la que tendrá que cambiar soy yo. Me asusta dar el paso, no llego a tener la cabeza lo suficientemente fría como para entrar en el despacho y dar los quince días. Intuyo que hay vida más allá pero tampoco sé hasta qué punto me compensa quedarme de repente con una mano delante y otra detrás.

Por eso me motiva tanto la idea ir sacando la maleta grande del armario, porque esta semana cojo vacaciones y viajo, por fin, donde nada pueda recordarme la mierda que llevo encima.

A la vuelta espero estar más relajada para no tener que echar a patadas de mi cama a nadie, entre otras cosas...

4 comentarios:

gorgeousefg dijo...

Dos cositas:
Primera: digan lo que digan, se duerme mejor sola, por muy enamorada que una esté... lo digo porque yo soy la que ha tenido que empezar a usar tapones para poder dormir... (aunque también soy la que sin darse cuenta ocupa casi toda la cama...)Los romanticismos para cuando se está despierto!
Segunda: qué mala época para tener dudas laborales con la crisis que tenemos encima no? ánimo y piénsatelo bien!

Kekalandya dijo...

Joder cómo estamos con los trabajos... ¬¬
Yo a mi novia también le doy la lata por las noches, pero como aun no vivimos juntas, eso que se lleva ^^

Anónimo dijo...

Hola!
Yo también me fui de la empresa y di los 15 días.
Ahora estoy estupendamente, y es lo mejor que pude hacer.
Lo mío era mobbing......

Animos, buen viaje y ya verás como vuelves con las pilas cargadas.

simplemente yo dijo...

Bueno calma, vete de viaje y luego lo piensas con calma, que los tiempos están revueltos. Besos