jueves, 3 de diciembre de 2009

TODO LO QUE SUBE... BAJA

Supongo que más tarde o más temprano llega ese momento en el que dejarse querer ya deja de tener sentido, ya no conmueve ni emociona, ni motiva ni ilusiona. Hay veces que nos hacemos los suecos y prolongamos ese parche por los siglos de los siglos, asumiendo condenas que se vuelven llevaderas y hasta dulces. Otras veces, esa chispa que ayuda a vivir con un poquito menos de soledad, se va disipando poco a poco hasta quedar en nada, en el vacío de siempre... y vuelta a empezar.

Hay gente que tiene la enorme capacidad de dejarse querer durante toda la vida. Hay gente que no sabe vivir si no es amando. Me incluyo en el segundo grupo, sin duda.

Admiro a aquellos que saben encontrar la felicidad dentro de su infelicidad.

De mayor quiero ser como ellos.

4 comentarios:

Atenea dijo...

Muy cierto Nuuk, algunos para aliviar su soledad y sus vacios se dejan querer sin querernos de verdad.
Besos guapa.

Saltinbanqui dijo...

Yo de mayor quiero seguir siendo como ahora.
:)

Esther dijo...

BUEN BLOG, ESPERAMOS Q NOS VISITES!

SLDS, :)

http://estherysonya.blogspot.com/

simplemente yo dijo...

PUes yo me incluyo en tu grupo, pero no quiero ser como los otros. Prefiero seguir viviendo amando. Besos