jueves, 7 de enero de 2010

VOLVER

Soy de las que tropiezan mil veces con la misma piedra, a estas alturas de la vida podría haber construido un muro kilométrico que, para matar dos pájaros de un tiro, aprovecharía para darme cabezazos cuando algo sale mal. No sé mirás atrás y recordar el dolor, no tengo cabeza para darle pataditas a esos pequeños obstáculos que entorpecen mi camino. Me dejo llevar porque siempre quiero sentir más, aún sabiendo que volveré a salir escaldada por todas partes.

No vuelvo a los infiernos pasados, pero sí retorno a aquellos instantes que alguna vez me hicieron tocar el cielo, aunque la caída libre fuera de lo más estrepitosa. Tengo la debilidad de volver a los mismos brazos que me acogieron y rechazaron, que me dieron la vida y me la quitaron. Mi existencia tiende a ser cíclica, lo que estuvo una vez siempre termina volviendo. Porque no sé cerrar puertas, tengo la costumbre de dejarlas entreabiertas.

La eterna contradicción entre cabeza y corazón, entre sentir y no sufrir, entre vivir y sobrevivir.

Mi año empieza algo triste, nostálgico, medio vacío. Me planto en la orilla y la marea me lleva y me trae, al son de olas que trato de esquivar, las mismas que intentan ahogarme, las que quiero atravesar, sobrevolar, respirar, las que me desvían a la profundidad o me transportan a un mar en calma.

Ya no sé si compensan las medias ilusiones y las noches en vela con el corazón latiendo a mil, el cosquilleo, la magia. No sé si vivir de los sueños que nunca se cumplen, si combatir con los fantasmas que anidaron una vez y que hoy vuelvo a recibir con los brazos abiertos, sin pensar en las consecuencias. No sé si es la soledad la que hace que vuelva a vibrar con los mismos gestos que hace tiempo cavaron la tumba de mi alma.

Demasiado impaciente para racionalizar la irrealidad. Demasiado vacía para no vivir esta emoción. Demasiado confusa para no apreciar las pisadas en falso. Demasiado cobarde para no querer ponerle nombre a esta sensación.

Maldita tristeza.

P.D. Feliz 2010 para tod@s.

5 comentarios:

solodi dijo...

No sé si tienes fe, hablo de la fe en ti misma. Durante casi tres años, me vi sumergida en una tristeza que me consumía y tan sólo deseaba salir de ella. Ahora, tres años después, por fin he salido de ella. Dios me ha puesto una mujer preciosa en todos los sentidos en mi camino y ha llenado mi vida de felicidad, pero la ha llenado porque yo tenía fe en mí y en querer cambiar esa tristeza.
Si se quiere se puede, lucha contra ti misma.
Besos

Lorena Chavarría dijo...

sabes a veces una solo vuelve a lo mismo por que de aguna u otra forma, no es capaz e aprender de la propia soledad, y refiegiarse en ella y hacerse tan amiga de ella, que ni siquiera te de miedo sentirla, vivir o mismo para que para volver a temer, no, yo veo que lo que escibes es un calco de ti y que si es asi, liberate de lo que no te eja avanzar para mi tampoco empezo de mejor manera este 2010, pero en el camino se ira arreglando cierto?
cree en ti, convicción que solo con tu magica presencia no necesitas nada mas.....nada

cariños

Lore

Tantaria dijo...

Quizás lo mejor es no dejarse llevar por la marea y elegir una orilla tranquila donde quedarse un comenzar de nuevo. Lo ideal sería que no hubiese contradicciones entre lo que dice la cabeza y lo que dice el corazón, pero, la verdad, yo aún, no he encontrado ese tipo de paz. Un besote.

Jei dijo...

Publicar un comentario en la entrada

Anda, critícame un poquito...

pues te criticaría, pero es que después de este post no puedo :^)

feliz año!

simplemente yo dijo...

Bueno guapa, creo que va siendo hora de cerrar puertas, porque sino siempre te encontraras con la corriente. Sé lo dificil que es, a mí me cuesta horrores, pero después de hacerlo me he quedado mucho más tranquila. Besos grandes y feliz año. COmo dicen por ahí, cree en ti. Besos linda.