viernes, 19 de febrero de 2010

COLECCIONANDO TELÉFONOS

Aparte de tener la cara más común del lugar, según las estadísticas, debo tener también cara de la más pringada del planeta, también comprobado por estadística. Me remito a los hechos. Hace unos días...

Hace unos días entro corriendo en la estación de Santa Justa de Sevilla con mi maleta de cuarenta mil kilos, sin billete y a veinte minutos de coger el tren para Madrid, y me viene una pava a mil por hora:

- Hola, buenas tarde, mi nombre é Marta ¿te puedo hasé una pregunta?
- Hmmmm, bueno, dime, pero que sea fácil (típico)
- ¿Tú tá trabagando actuarmente?
- Esto... de momento sí... ¿¿??
- Mira, te voy a contá una cosita, van a sé dó minutito...
- Es que dentro de veinte minutos sale mi tren...
- Tú ecúshame nada má, y luego ya te vá, que sólo é un minuto, de verdá
- A ver...
- Tenemo una promosión de una tageta de crédito bla bla bla bla bla bla bla bla

Pasan cinco minutos

- Bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla (joé con la sevillana)
- Mira perdona, ¿sabes qué pasa? que mi tren sale en quince minutos y tengo que comprar el billete todavía
- Po mira hija, ahí tán las máquina moradita, venga, ve un momentito y yo te epero aquí y hasemo eso. Porque no sólo te puede benefisiá de las ventaja de la tageta, sino que asín me hase un gran favó y eso será lo que má te agradegca. Te acompaño a la maquinita, vamo

Saco el pu... billete a trece minutos de la salida del tren.

- Vamo al mostradó y me dá tus dato bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla
- ¿Si pierdo el tren me lo pagas tú?
- Tú tranquila que tenemo tiempo de sobra, tú sin compromiso ni ná, si quiere luego lo anula tó pero así hase la buena asión der día
- ¿Por qué yo? Siempre me paran para estas cosas ¿Acaso tengo cara de pringada?
- Qué va mujé, lo que pasa que como yo ya llevo musho tiempo aquí, sé perfectamente quién tiene cara de buena gente, de sabé ecushá y esas cosa, tú sabe no? Ademá me hase un favó enorme, de verdá.
- Mira, te lo voy a hacer como favor personal, pero no me interesa la puñetera tarjetita de las narices.

Trámite parriba, trámite pabajo, que si llamo a mi banco, que si cuál es mi empresa, que si cuánto gano... De repente, aparece la compañera de la Marta de los huevos:

- Quilla, po acaba de tá aquí el Escassi, qué guapo quilla, qué bueno tá. Y el Rafa Medina iguá. A ti te gugta? Es tó arto, asín dergao, guapísimo, a ti te gugta?
- Sí, mucho, pero en siete minutos sale mi tren.

Vuelve la tal Marta:

- Mira Nuuk, (¿y esas confianzas?) ya tá tó ligto, te llamarán en los próximo día pa verificá tus dato y tú ya vé lo que quiere hasé, recuerda que me ha hesho un gran favó. Y te voy a dejá mi móvi personá para tó lo que nesesite, soy Marta Sánshe, como la cantante. (Me da un papel: Marta Sánchez 6XX XXX XXX)
- Ah, mira, Marta Sánchez sí que me encanta. Si pierdo el tren, ¿me invitarás a uno de tus conciertos, a una cervecita o algo?
- ¿¿¿¿???  Estooo, claro claro. Grasia Nuuk, buen viaje y vuerve pronto.

Sobra decir que al tren llegué haciendo el pino y porque la buenorra del AVE me vio desorientada e incoherente, y le debí dar pena.

Llegada a Atocha. Un café, por diosss, me muero de sueño. Cafetería calentita + café más calentito todavía. Al camarero:

- ¿Me das un vaso de agua, por favor?
- No
- Ah, vale, gracias. A punto de levantarme e irme cabreada, vuelve el camarero:
- ¿Ya te vas?
- Sí, estoy cansada, quiero llegar a casa
- Espera, te pongo otro café
- No, que me entra la taquicardia!
- Espera...

Y el susodicho me viene con un descafeinado corto de café y una botella de agua. Mi cara de pringui, un poema. Mientras tanto, las típicas gracias, y lo más patético es que el chaval, además de ser mono, me caía bien. Me termino el segundo café, me levanto y aparece con una manzanilla: esto para que te quedes al menos diez minutos más. Por dioss, ¿por qué en lugar de ser un buenorro no eres una buenorra? Así que bla bla bla, éste por lo menos no me quería vender tarjetas de crédito, pero la moto bien que lo intentó. Y llega el momento despedida:

- Quédate un rato más, anda
- En serio, me tengo que ir
- Pásate pronto por aquí
- La próxima vez que coja un tren
- ¿Viajas mucho?
- Menos de lo que quisiera
- Jo, espera un segundo...

Desaparece, aparece y me alcanza un papel: XXX, camarero Atocha, 6XX XXX XXX.

Lo que pase en una estación, no pasa en ningún lado... y me fui a casa recordando aquella ocasión en la que fui a hacer la declaración de la renta y la pava que me atendió terminó dándome su número de teléfono...

Mira que no lo pretendo, pero será que soy de las que van por la vida en plan "Dejad que los frikis se acerquen a mí..."

(Sobra decir dos cosas: una, que soy andaluza, que me encanta el acento andaluz y que, en ningún momento he pretendido ridiculizarlo, y la otra que, después de tanto líquido en el cuerpo, me pasé la tarde entera en el baño).

7 comentarios:

La Mujer D dijo...

Sólo una cosa, espero que no te hayan llamado todavía para verificar los datos, si es así... cuando te llamen...tú di que ni de COOOOÑA la quieres. Tú...hazme caso! ;)

Desde aquí hago otro llamamiento como hice en su día desde mi blog para otra. Hay alguien por Madríd con clase, mona y que tenga el coheficiente aunque sea justito rozando lo normal para Nukk? Gracias.

Panochita dijo...

Quién quiere el teléfono de un camarero teniendo el de Marta...jajajja

Nuuk dijo...

Siguiendo el llamamiento de Mujer D, por favor, buenorras de España y sobre todo de Madrid, me encantaría coleccionar vuestros teléfonos! Coeficiente alto, por supuesto (qué mal me vendes, Mujer D :P)

Panochita, ya me lío, el de Marta Sánchez? el de Marta Etura? ains, por dioss, no puedo con tanta famosaaa!

Aurora dijo...

Me suena esas cosas que a ti te pasan. a mi me pasan también. Si es que me dejo convencer por todo, hasta del círculo de lectores que luego tuve que llamar yo para anular, no te digo más. Y no dormía hasta que lo anulé. De estas tengo un puñao. Me he echado unas risas contigo, y me he identificado un rato. buen finde

gorgeousefg dijo...

jajajja!
me parto con las cosas que te suelen pasar!
y por lo que se ve no paras de ligar (aunque no ligues lo que te gustaría que te ligara a tí, ejejjej)
Besos.

Tantaria dijo...

Joer Nuuk, debes ser una chica muy guapa para que te pasen esas cosas, ¿no? (Jajajajajajajaja, risa sarcástico-irónica-cínica). ¡Dejad que las mujeres se acerquen a Nuuk!

simplemente yo dijo...

Jjajja, no te quejes, es que vas arrasando, no se puede ser tan guapa. Mira que yo cojo ese tren todos los fines de semana, (bueno desde Málaga) y nada de nada. jaja Besos