martes, 2 de febrero de 2010

CUALQUIER MIERDA ANTES DE ACOSTARME

Dicen que el cuerpo es sabio... el mío empezó cuidándome y susurrándome con cariño y terminó gritando y mandándome a la mierda. De hecho ahora ni me habla. No me sonríe, no me alegra el día, no me da fuerzas. Básicamente, no me hace ni caso. Le miro y me mareo, le toco y me duele, le pongo a prueba y me reta, y me hace sentir mal, muy mal. Apago sus alarmas, paso de sus consejos, esquivo sus señales y miro hacia delante sin darme cuenta de que no hago más que dar pasos atrás.

Pero es verdad, de repente siento un click en mi cabeza con un letrero en mayúsculas y me paro a leerlo. Me siento, y respiro. Y no me acuerdo de la última vez que tuve un gran día, ni de mi última carcajada, ni de mi eterna cara de niña feliz... cuando duermo tengo frío porque mi cuerpo es así, me castiga y me quita el edredón y me priva de sueños bonitos a cambio de pesadillas con ex psicópatas, y el calor me lo da cuando estoy a punto de levantarme, atrapándome entre las sábanas y seduciéndome hasta quedarme otra vez zzzzzzzz.

Así que ya que veo difícil curarme de la cabeza (no porque sea una tarada de por vida sino porque está claro que tengo que cambiar de psicóloga), he decidido hacer las paces con este cuerpecito serrano que me pide una tregua a voz en grito.

Gracias por avisarme. Te lo pagaré con creces.

Buenas noches (y regálame un sueño bonito, anda)

4 comentarios:

Lorena Chavarría dijo...

pidelo con todo tu corazón, con todas tus ansias, pide una simple carcajada y veras como a tu cuerpo le hara bien....

cariños

Lucía dijo...

Mímate un poquito y seguro que consigues hacer las paces con tu cuerpo.

Un beso

Sí es lo que parece dijo...

Creo que vas por buen camino, primero te avisa el cuerpo, y hazle caso, que va a estar contigo siempre ;). Luego empiezan a aparecer las sonrisas y hasta las carcajadas...Pero lo de la cabeza-mente es más complicaillo, es que es muy "cabezona" y si la ignoras durante el día, utiliza la noche para atormentar.
Aunque, he de decirte, por experiencia y con paciencia, que las pesadillas, empiezan poco a poco a ser menos frecuentes.

Un saludo y felices sueños

simplemente yo dijo...

Bueno niña, que montón de decisiones acertadas de un tirón, que guay, ves eres tú la única que crees que no puedes... sé que podrás y que a partir de ahora vas a ir subiendo, hazle caso a tu cuerpo y descansa. Desde aquí te mando un beso.