lunes, 22 de febrero de 2010

ESTOY MALITA

Ha sido un fin de semana de perros. Creo que ayer comí algo que no me sentó bien y me he pasado la noche vomitando y sin dormir. Hoy todo el día tirada en el sofá a base de Aquarius, con más capas que una cebolla y tres mantas, y ni por esas he podido aliviar los escalofríos. Mucho paracetamol pero aún me dura la fiebre. Y nadie cuidándome, snif. Qué desprotegida me puedo llegar a sentir, una pasada.

Llevo un mes físicamente muy tocada, que trato de compensarlo con un mejor estado de ánimo. Pero a veces cuerpo y alma se alían para darme un disgusto y termino derrengada. Tengo unas cuantas cargas encima que soltar y varios frentes abiertos que cerrar, es una tarea que me está resultando más ardua de lo que imaginaba.

Mi ex medio compañera del día a día aún no se explica qué pasó, cómo de la noche a la mañana me fui tras ese click que me aclaró las ideas de un segundo para otro. El juego ha sido limpio, pero injusto para ella y me atrevo a decir que también injusto para mí, porque tengo la mala costumbre de apartar de mi vida a las personas más buenas y maravillosas. Y creo que ninguna de las dos nos lo merecíamos cuando todo ha sido puro y sincero. No sé qué puedo hacer por ella, está hundida, su llanto me mata, sus preguntas, sus "no puedo más". Enamorarse estaba prohibido de antemano, pero no siempre los esquemas se cumplen y en todas las relaciones una de las partes termina peor parada. No me pesa la conciencia pero me destroza que alguien a quien quiero tanto toque fondo por mi culpa. Así que sólo puedo escucharla, animarla y aguantar algún que otro reproche justificado. Pero ya se sabe, el corazón tiene razones que la razón no entiende, y si por mí fuera, hubiera previsto una final diferente para cada historia.

Y volvemos a lo mismo, yo no elijo a quien querer ni dicto las reglas de mis sentimientos. Si así fuera no exisitiría el dolor y, por tanto, no habría felicidad. Así que prefiero asumir que mi vida amorosa es un auténtico desastre por ir siempre a contracorriente y por carecer de armonía y equilibrio, aunque, por otra parte, sentir el amor y el desamor de la manera más intensa me ha hecho ser, en muchas ocasiones, la mujer más feliz del mundo.

En fin, que me voy sudando a la cama a ver si pego ojo antes de quedarme clavada en el sofá enganchada a La 2 con los Juegos Olímpicos de Invierno. Desde cuando me gustará tanto el patinaje artístico, digo yo...

6 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Por qué será que cuando nos sentimos vulnerables físicamente, el alma se alía con el enemigo y acaba por hacernos más dura la sensación de malestar?. Cuídate mucho y una pena que hayas descubierto tan tarde el patinaje artístico, de ahí a dominar la jerga técnica sólo hay un paso, te lo dice una víctima de JJOO de invierno. Un abrazo

La mujer D dijo...

No no! hoy es lunes! un gran día, el peor día de la semana! así que sólo puedo mandarte un besote grande y una petición; Mi princesa de Davilillo :P Que nooooooo! mira pa`lante y cuida de lo que debes cuidar. Llegará quien te toque la frente y te lleve el jarabe a las tantas de la madrugada (precisamente hoy me ha pasado a mí), quién sabe... :)

Beso con abrazo!!

CLEA dijo...

Decía Ítalo Calvino en : El Castillo de los Destinos Cruzados, que "sólo elegimos cuando entendemos que cada carta individual en una baraja, depende del lugar que ocupa en la sucesión de la cartas que la preceden y la sigen", todo es cuestión, prarece, del momento, de la sucesión y así se conforma la historia.
Es reconfortante pensar que todos formamos ya , parte de una baraja.
Que se mejore.

Tantaria dijo...

Cuidate leñe, que te me vas a morir entre los disgustos y las GEAS...

Pilar dijo...

No sé si te sirve de consuelo pero hay un virus de gastroenteritis con fiebre suelto; mi hijo lo trajó el otro día a casa y le caímos bien y se quedo pero ya se ha ido, sin despedirse, supongo que a tu casita...de mi parte le dices que es un coñazo como invitado!
Besos

simplemente yo dijo...

Bueno ya te lo he dicho alguna que otra vez, no es culpa tuya, y algún día sin saber cómo el círculo, por dificil que parezca, cuadrará y encontraras a esa persona.
POr cierto yo estuve igual que tú y creo que es una especie de virus estomacal, o al menos eso me dijeron. Un beso grande.