miércoles, 24 de marzo de 2010

TE HICE UN MAPA SEÑALANDO DÓNDE HERIR...

No puedo con la gentuza, con la gente que te sonríe a la cara y te la mete por la espalda. Me cuesta confiar en las personas, pero más me cuesta desconfiar. Creo ciegamente en la presunción de inocencia hasta que se demuestre lo contrario. Gran parte de mi entorno está en perenne estado de standby, excluyendo, por supuesto, a mis más allegados, que para eso me demuestran día a día que me aguantan jugando limpio y sin dobleces. Pero no puedo evitar estar siempre alerta, por si las moscas.

La gente está pirada, enferma de falsedad. Hacen amiguitos en un momento dado por pura conveniencia y cuando hay 'crisis de amistad' te venden al mejor postor. Me asquea la poca integridad del ser humano. No sé por qué me tengo que enterar de estas cosas, a veces preferiría ser una pava de la vida, ingenua y sorda para no tener que pasarme el día amortiguando golpes.

Odio a la gentuza que se acerca porque sí, porque no tienen otra cosa que hacer o porque queda estupendo de cara a la galería llevarse bien con todo el mundo. Yo soy todo lo contrario. Si no te trago lo percibirás en dos segundos, no me ando con tonterías, hasta luego lucas, olvídame. Por eso cuando le tengo aprecio a alguien y ese alguien me la da con queso... duele, y de qué manera.

Había una vez una niña un poquito diferente que me miraba con ojos raros y me sonreía con más rareza todavía. A mí me caía bien, pero empezó a ponerse pelín pesadita y tuve que tomar ciertas medidas cautelares antes de que confundiera mi simpatía con pajas mentales. A pesar de que todos me decían que la niña diferente tenía cierta obsesión conmigo, no veía nada malo en seguir siendo su amiga, aunque salvando las distancias. A la niña diferente no le hizo mucha gracia ser correspondida con cierta indiferencia por mi parte y se enfadó mucho mucho, hasta que decidió dejar de hablarme. Pasó el tiempo y volvimos a encontrarnos y la niña diferente obvió un pasado del que yo guardaba heridas por lo hijaputa poco delicada que había sido conmigo antaño pero que estaba dispuesta a enterrar. Un día, tuvimos una fuerte discusión en la que no le consentí que me faltara el respeto, como acostumbraba a hacer y la niña diferente volvió a negarme la palabra. Al parecer, tras aquel sonado acontecimiento, se dedicó a infundar rumores sobre mi faceta de acosadora integral que yo misma desconocía. Largó y se quedó tan ancha, diciendo que años atrás mi obsesión y persecución por ella era enfermiza, que llegué a enamorarme de una manera extremadamente patólogica, que la agobiaba, que no la dejaba en paz...

Me quedé muerta cuando me lo contaron. Porque la muy cabrona, además, rajó de mí a personas queridas y allegadas a mí, que, afortundamente nunca la creyeron.

Gracias a Dios todo un público fue testigo de su papel de víctima rechazada y de verdugo tras mi rechazo. Porque esa tía, desde el primer momento, sólo me produjo una sensación: ascazo.

Y la muy perra hoy me sonríe como si nada, se sigue acercando, se sigue insinuando... pero después de todo esto, la que ha decidido dejar de hablarle soy yo.

Estoy indignada. Me duele por sentirme vendida y engañada, pero también me alegra saber que haya gente íntegra que hace oídos sordos a comentarios maliciosos, rencorosos, orgullosos y llenos de mierda. Hay personas que no soportan perder las guerras y son capaces de hundirte de pura rabia y odio. Pero en esta ocasión, me siento mejor que bien habiendo echado de mi vida a alguien que me ha enseñado a empezar a creer en el concepto de maldad.

Anda a tomar por culo, gilipollas!!


viernes, 19 de marzo de 2010

PRIMEROS EFECTOS DE LA PRIMAVERA

He tenido un sueño de lo más surrealista. He soñado que alguien, no sé ni quién, me viene con un niño pequeño y me dice que es hijo mío... perdón??? Se supone que si hubiera tenido un nene me habría dado cuenta, digo yoooo, debe ser que en el sueño me salió la vena y me volví medio tío y no me enteré de que engendré un crio ni con quién. Y me lo deja ahí en plan "toma, búscate la vida". Y yo sólo lloraba y le trataba de explicar a mi hijo, que el pobre no había empezado ni a hablar, que no podría darle la vida que él se merecía, que mi situación actual no me permitiría labrarle el camino de rosas que me gustaría. Me lamentaba de mi escasa cosecha sembrada en los últimos años, qué difícil ha sido sobrevivir a todos estos temporales, cuánta energía perdida, cuánta pérdida de tiempo...

Espero que este sueño haya sido simplemente una especie de metáfora que no termino de entender, casi prefiero pensar que fue una manera de reproducir una conversación que tuve ayer con una amiga, cuando me decía que era plenamente libre para elegir cualquier alternativa posible, que podía moverme, hacer o deshacer, estar allí y aquí, porque no tenía ningún tipo de carga familiar... y mira por dónde me salen las cargas!!

Hoy no me ha soportado nadie, qué coñazo de tía puedo llegar a ser, no sé cuántas veces me han mandado a la mierda y me han dicho que me callara, y es que he estado bastante pesadita, que si gastando bromitas, que si cantando absurdeces, que si picando a la gente... será la primavera que la sangre altera, será que cuando tomas importantes decisiones la vida como que se relaja y me relaja, será que este fin de semana tengo a toda la familia en Madrid y eso siempre da subidón... será todo a la vez.

Aunque supongo que un post melodramático está a punto de caer, porque cuando me miro por dentro, ains, salgo pitando y no me hago ni caso, lo dejo correr aunque sé que al final me alcanzará, pero mientras tanto, prefiero disfrutar de los rayitos de sol y tratar de vivir con los tumbos de siempre.

Hoy no hay canción, que de canciones estoy hasta los huevos últimamente y la cabeza como que me explota, así que mañana será otro día, no sin antes acojonarme una noche más esperando a que las pesadillas me devoren en sueños.

Lo único que tengo claro es que cuando empiece a tener sueños bonitos será el preludio de una vida que empezará también a ser más bonita. Amén.

martes, 16 de marzo de 2010

YA NO TENDRÉ QUE SOPORTAR...

No sé quién se está dedicando a hacerme budú o algo por estilo, el caso es que sigo con insomnio y con lo poquito y mal que duermo me levanto arrastrada.

Hoy, además, me he despertado de mala leche, algo que me pasa casi todos los días, que si hubiera un record guiness de a ver quién se despierta con más pie izquierdo, fijo que el premio sería mío, a falta de primitiva y euromillones. Pero esta mañana mi mal genio se ha multiplicado por once mil. Anoche se despidió de mí una amiga por msn deseándome lindos y húmedos sueños con Marta Etura (ratifico mi teoría del budú, que esa es otra, sueño con tó dios menos con quien tengo que soñar), y a mi subconsciente no se le ocurre otra cosa que plantarme en la fase IV de mi escaso descanso a la psicópata de mi ex o a mi ex, la psicópata. Así, sin anestesia, a capón.

Resulta que me había marchado por fin de mi actual trabajo, hasta ahí todo bien, pero no sé en qué coño estaría yo pensando que aparecí en mi antiguo trabajo, en aquel edificio del que salí echando leches donde la psicópata y yo compartíamos pupitre, entre otras cosas. Recuerdo la cara de absurda perdida que se le quedó al verme y va la tonta y tiene la vergüenza de darme dos besos, así como si nada. Dos tortas le hubiera dado yo si me hubiera pillado despierta.

Así que la muy perra me ha hecho recordar y tratar de disipar (por millonésima vez) alguna que otra duda que quedó así como en el aire. En una de las treintaysietemilcuatrocientosveintitres crisis que tuvimos durante nuestra patética relación me marché una temporada lejos de Madrid por motivos varios que aproveché para empezar a aprender a distanciarme de ella y de la mala vida que me daba. Cierto es que no le cogí el teléfono en ese tiempo, tan cierto como que tuvo un par de intentos, quizás tres, de procurar un acercamiento. A mi vuelta a Madrid, no supe mantener mis propias promesas y volví a caer en sus garras, ciega de amor y dolor. Me encontré con un millón de nuevos reproches y con un móvil que sonaba sin parar y que cogía a escondidas o que directamente colgaba. Jamás le pregunté quién la llamaba o quién la dejaba de llamar, primero por discreción y segundo porque en el fondo me moría de miedo de saber más de lo que mi alma podría soportar. Casualidades de la vida, me enteré de que durante mi ausencia (tanto que sufría, pobrecita) no había perdido el tiempo y había enganchado a una pava fea amigadeunaamiga que mantenía en la reserva, chupando banquillo, babeando y deseando que llegara otra crisis para intentar conquistarla.

Muchos meses después, tras curarme y salir a flote, curiosidades del puto facebook, un día me pongo a mirar y remirar y volver a mirar, y por arte de magia, o no, termino curioseando (que no cotilleando) la lista de amigos de la psicópata y, bingo! ahí está la pava fea amigadeunaamiga dando por saco. Y como ya no duele (jode, pero no duele) me meto en las amiguitas de la pava chupabanquillos y me encuentro, nada más y nada menos, con la madre de la psicópataaaa!!!

Solución al problema: si chupabanquillos y psicópata se hicieron amiguitas durante nuestras crisis y ahora chupabanquillos es amiguita de la madre de psicópata... más claro, agua. Qué bonito es el amor, yupiii!!

Y es ahora cuando me pregunto: ¿me habrá puesto los cuernos la hijaputazorraasquerosamalamalísima mi querida psicópata? Y me parto el culo yo sola imaginándome la respuesta.

No querría ser tan grosera, pero después de releer lo que acabo de escribir, está claro que necesitaba desahogarme. Y lo a gusto que me he quedao.

Que me disperso, ¿a qué venía todo esto?

Ah, a que sea la última vez que alguien me da las buenas noches deseándome lindos y húmedos sueños con Marta Etura porque la podemos tener pero bien.

Y para terminar, canción de Amaral que hoy ha sonado por aquí y por allí tres veces y que me pone las pilas. Me gusta cuando dice "ya no tendrás que soportar al imbécil de tu jefe ni un minuto más".  Se acerca el momento... es una señal, síiiii, es una señal!!!!

jueves, 11 de marzo de 2010

SIN TÍTULO PORQUE NO TENGO NADA INTERESANTE QUE DECIR

Esta noche me he prometido que me acostaría temprano, son las 02:10, no está mal para los tiempos que corren y las horas a las que me acuesto últimamente, no por placer, que más quisiera yo, sino por insomnio. Tengo mucho insomnio.

Estoy nerviosa y tensa. A ratos agobiada, a ratos equilibrada, a ratos me descojono viva, vamos, tripolar total.

Preocupada. Algo rabiosa.

Demasiados grises, un día es blanco y otro día es negro, la mezcla no me permite ver las cosas con claridad. Quiero toda la gama de negros para seguir empujándome al abismo y que las decisiones me tomen a mí y no yo a ellas. Tiene que haber más opciones en mi lista de posibles caminos a seguir, se me reducen a insuficientes, pero no veo más y ninguna de las alternativas me satisface plenamente.

¿Cómo coño encuentro la respuesta?

Mierda post. Es lo que hay.

Hoy canción mega hortera, bonita pero hortera que te cagas. Es lo que tiene que te pillen en un día de no-inspiración ni para sentarte en el wc. De nada, eh?

kjahsdjahsdjka sdjaks hdjash djask dhjaks dhjas djakd hajsk dhajksd ajsk dhjkas dhjkasdhjaks dhjaksd hjakshd jkasdhajks dhajsk dhajksdhajksd hakjsd hajksdhwaeyuiryueryiuew fakjdshfjkds (yo me entiendo y hoy no necesito que nadie más me entienda, gracias)

lunes, 8 de marzo de 2010

TARDE DE DOMINGO MARUJIL

Hoy me he despertado con la vena mari total. Después de darme cuenta de que había estado en posición horizontal unas once horas me he levantado con tanta mala leche que me he puesto a limpiar como una posesa cada uno de los rincones de mi casa. He puesto lavadoras, he barrido y fregado el salón, la cocina y mi habitación, he planchado, he sido electricista cambiando bombillas, he metido y sacado cosas de los armarios (a mí me he dejado con un pie dentro y otro fuera). Entre descanso y descanso he mantenido mi granja, es lo que tiene el facebook, que ya no sueño con buenorras ni actrices porno sino con piñas y calabazas, con las de verdad y con las metafóricas, claro.

Se me ha olvidado comer, he hecho una especie de desayuno-comida-merienda-cena después de tirar no sé cuántos kilos de bolsas de basura, que por cierto, qué manía tiene la gente de comprar las bolsas grises con las asitas naranjas del Mercadona... yo por llevar la contraria la última vez las compré amarillas, que dan mala suerte, aunque sí que es verdad que las porquerías de uno como que se transparentan más. Tendré que enfundarme bolsas negras en plan defensa personal para que nadie pueda notar mis basuras mentales, y menos las de mi alma.

Y hablando de basura, me ha salido una enemiga bloguera que se empeña en amedentrar mi dignidad y buenos modales y que encima se permite aconsejarme sobre gustos musicales y cosas varias. No voy a desenmascarar su identidad porque soy una tía legal y porque en el fondo no me apetece hacerle promoción, que luego se le sube a la cabeza y tal. Os pondría el vídeo de la  última joya que me ha recomendado, pero considerando que se trata de un delito contra la salud pública y contra la integridad física y moral de la persona, dejaré tan sólo el enlace para los más atrevidos.  Este grupete sevillano es puro sentimiento, sus letras hacen florecer hasta los amores más dormidos e invitan a abrir el alma de par en par con frases como "mi vida se consume como hielo en mi whisky", "aún no mas mirao y ya me he puesto colorao", "voy a dar la vuelta a la tortilla, voy a seguir el camino de Willy Fox", (pero no era Fog??) "odio ese tipo de gente que no dice buenos días",  "hoy sólo quiero hablarme en mi vaso, tendré que echarme al juego, fracasé en el amor"... y la que más me ha llegado a los adentros: "la vida es más bonita desde el minibar". Pero qué monos que son, qué estilo, madre mía, quién no se va entregar al minibar después de esto... Gracias, enemiga bloguera, gracias de corazón por este gran regalo.

En fin, en estos precisos instantes se están entregando Óscar a tutiplén allá por los Hollywood. Ya sabemos que Pé se ha comido los mocos en esta ocasión, no es para menos, yo es que todavía no entiendo qué vemos/ven en esta chica, con las grandes y buenísimas actrices que tenemos en casa (MartaEtura, te quieroooo!).

Me voy a la cama con otra canción que me tiene tan enamorada como mi Alejandro, por fin se ha dignado a hacer un buen disco! Aún no sé si me gusta más el vídeo en sí, la canción, la casita de madera súper mega romántica con el lago, la sonrisa de Alejandro o su compañera de cama (hola EvaLongoria, qué tal, encantada). Ya tengo deberes para hoy, lo consultaré con la almohada.

viernes, 5 de marzo de 2010

UN BROTE DE VEZ DE CUANDO NO VIENE MAL

No pensaba escribir, no porque no tuviera nada que contar sino por falta de ganas. Y es que, después de pasarme horas delante del ordenador buscando un trabajo medio qué, como que no me apetecía seguir mareándome y haciendo estallar las pocas neuronas que me quedaban. Pero es que me acaba de dar un brote. Las malas influencias, está claro : P.

Yo creo que la transformación ha comenzado al visionar un vídeo en mi querido y hortera canal 40 latino de dos pedorras flamenkitis canis que se hacen llamar Natalia y Maka, por diosss, de lo peorcito que he visto en años, casi me da un chungo, nunca he podido entender cómo lo mejor y lo peor de la música puede habitar y mezclarse en el mismo espacio. Madre mía, seguro que son número uno en RadioOlé (apuff, lo de RadioOlé también merece capítulo aparte).

Justo después ha sonado un tema que antes odiaba con todas mis fuerzas y que, con el paso del tiempo, me ha ido gustando cada vez más. Suele pasar al revés, empiezas adorando una canción y acabas vomitando cada vez que la escuchas, porque te harta, por lo que te recuerda, por lo que sea. A mí, sin embargo, me ha hecho levantarme del sofá y ponerme a bailar desenfrenadamente, corriendo por el salón, tocando una guitarra imaginaria, sonriendo, levantando los brazos, cerrando los ojos, saltando, aplaudiendo, cantando (mis vecinos de abajo deben estar cagándose en toda mi familia a estas horas de la mañana), emocionándome... jo, ha sido una experiencia religiosa que hacía tiempo no sentía.

No sé habrá sido por el día terriblemente estresante que he tenido, por el insomnio, por el subidón de ego tras ligar con la farmacéutica que me ha regalado caramelitos ricos a cambio de pastillitas azules o por el ejercicio de relajación que he hecho hace un rato para rebajar mi estado de nervios, pero coño, qué subidón de repente. Esas subidas de adrenalina, las que llegan sin previo aviso son, sin duda, las mejores.

A pesar de todo descubro que estoy vivaaaaaaaaa!! y fatal de flexibilidad!!!.

Así que me voy a la cama mejor que hace un rato, y me voy corriendo antes de que me vuelvan a poner el vídeo de las canis gaditas y me dé el bajonazo y otro brote pero con efectos secundarios adversos.

He aquí la canción. (Natalia, me caes fatal, tu cara de soberbia y prepotente me repugna, eres insoportable y nunca te aguantaré, así que me quedo con tu impresionante voz, y da gracias que te hago promoción, aunque no te lo merezcas).

martes, 2 de marzo de 2010

PUNTO DE INFLEXIÓN... OTRA VEZ

No suelo hablar de trabajo, es un tema que me agota soberanamente y saca lo peor de mí. Para mí el trabajo es como el amor, si no soy feliz, sufro, y mucho. Si mi relación con el trabajo no va bien, yo no estoy bien, es un campo que afecta a mi vida, que la puede apagar o encender, que me puede desgastar o motivarme por completo. Puede que no se entienda muy bien, pero para mí, trabajo y amor están casi al mismo nivel, a veces por encima, a veces por debajo, pero juegan un papel muy similar. Mi actitud, mi responsabilidad y exigencia es la misma para ambos términos.

Tengo la cabeza a punto de estallar. Me he pasado toda la maldita tarde llorando, y no es la primera vez, ni la segunda ni la tercera. Escribir sobre esto no hace sino retroalimentar mi rabia contenida, pero quién sabe, puede servirme a corto plazo para no olvidar lo que estoy padeciendo, para empujarme y animarme a salir pitando. Soy de las que tragan y vuelven a tragar, de las olvidan y borran de la memoria aquello que hace daño. Supongo que es una manera cobarde de no enfrentarme al problema, de no ver la realidad, de ponerme una venda en los ojos y seguir el día a día como si todo estuviera bien cuando en verdad tengo el mundo patas arriba.

Hoy ha sido uno de esos días que trataría de borrar del calendario para no tener que mirar atrás y recordar todas las veces que he estado al límite de dar una patada a todo y marcharme con una mano delante y otra detrás. Pero quiero recordarlo, quiero retenerlo para aprender, para llegar de una puñetera vez a tomar una decisión que intuyo debí tomar hace algún tiempo y que sigo sin ser capaz.

Me parece tristísimo confesar que estoy amargada en el trabajo, que la gentuza de mi empresa es lo peor que he conocido en mucho tiempo. Hasta hace bien poco he guardado silencio, he sido mera observadora, me he hecho la sueca para no meterme en problemas y he sido la suiza para no entrar en conflicto con nadie. Pero cuando la injusticia excede los límites, cuando ves trapicheos, favoritismos, ataques, mobbing, trepas, mentiras, mierda, mucha mierda, no puedo evitar rebelarme y enfrentarme a los corruptos que se creen dioses y sólo valen para hacer daño.

Esos que dicen ser mis jefes y que no son más que basura, me han hecho una encerrona a base de provocaciones e insinuaciones absolutamente esquizofrénicas. No sólo me han dejado por tonta e inútil sino que me han atacado con mentiras de lo más delirantes, sacadas de contexto y sin fundamento. Les he llamado mentirosos de la manera más elegante que he podido, aunque me hubiera gustado haber tenido los cojones para haberlos mandado a la mierda y haberme ido del despacho dando un portazo y para siempre de ese edificio que me provoca náuseas.

No les gusta un pelo que les diga a la cara la verdad de las cosas, las carencias, las deficiencias, lo que me parece que no está bien, lo que habría que mejorar, de qué manera podríamos crecer. Les jode que haya iniciativa, claridad y legalidad, porque son ellos los que marcan la iniciativa, la claridad y la i-legalidad, y al parecer, debo ser la última mierda con derecho a opinar y a decir lo que creo que hay que cambiar... las normas, como dicen, no las pongo yo sino ellos, y no es mi competencia tomar las decisiones, que para eso ya están los inútiles de verdad.

Yo pensaba que estas cosas, la de aportar ideas, dar opiniones constructivas y tal era positivo para el trabajador y le ayudaba a ganar puntos de cara a un futuro. Pero está demostrado que si vas con la verdad por delante, si eres realmente tú y hablas con total libertad y con toda la buena fe del mundo, te condenan a ser el mequetrefe del grupo.

Escribo porque no quiero olvidar, porque ya olvidé demasiados capítulos. Escribo porque necesito empujarme a mí misma a salir de esa cárcel de gentuza insensible, porque necesito grabar a fuego cada una de las palabras, tonos, desprecios y miradas de una panda de estúpidos a los que les queda grande unos puestecillos de mierda que se han sacado de la manga y que, a costa de no subir el sueldo de los empleados, van por la vida con súper coches, súper corbatas y súper trajes y con una facha y unos valores que dan pena.

Puede que tenga que disculparme por el tono de este post, pero, como dije al principio, el trabajo es capaz de sacar lo peor de mí, y siento que me transformo, que me vuelvo una energúmena, inofensiva, pero con ganas de pegar ocho gritos a más de uno y de dos y de tres.

La solución la veo clarísima: tengo que salir de allí echando leches, pero cuando me pongo a buscar ofertas de trabajo "de lo mío" se me cae el alma a los pies, no porque no haya trabajo, que lo hay, sino porque los sueldos están bajo mínimos, han decrecido de una manera brutal, vamos, que no tendría ni para pagar mi habitación de alquiler... a este paso, o me meto debajo de un puente o me voy a Castellana a darle unas vueltas al bolso.

Dicen que me lo tomo demasiado en serio, pero no sé ser de otra manera, no puedo entrar, trabajar y salir como si nada. Admiro a quien le resbala los problemas de trabajo, a quien no se implica, a quien igual que llega se va sin haberse despeinado lo más mínimo. Pero no es mi naturaleza, la pasta con la que me hizo dios no entiende de actitudes pasivas e impasibles, soy todo lo contrario... desgraciada o afortunadamente para todo.

En fin, vaya post largo y coñazo, pero es terapia pura y dura.

Siempre estoy con los puntos de inflexión en mi vida, las veces que toco fondo creo que llega el momento de andar otro camino, el caso es que nunca encuentro ese camino, no sé construirlo, sé lo que no quiero, pero jamás sé lo que quiero.

Y ya que estoy, aprovecho para hacer un llamamiento para venderme y ofrecer mi candidatura:

Soy responsable, culta, inteligente, educada, buena compañera de equipo, implicada, autoexigente, polivalente, multiusos. Tengo carrera de letras, máster y veinte mil cursos de cosas súper interesantes. Sé servir cafés, tirar cervezas y bebérmelas, hacer fotocopias, limpiar cristales, planchar y poner lavadoras. No sé cocinar pero podría intentarlo si el puesto lo requiere. Me apasiona viajar, leer, el deporte y la música hortera. Dominio de internet cien por cien. En idiomas me defiendo. Carnet de conducir y coche chungo. Disponibilidad para viajar a cualquier rincón del mundo, incluso a Móstoles, Alcorcón ó Leganés.

Si le resulto a alguien interesante y puede ofrecerme algo igualmente interesante, por favor, dirínjase a mí vía correo electrónico. Gracias.

Buenas noches y buena suerte.