miércoles, 24 de marzo de 2010

TE HICE UN MAPA SEÑALANDO DÓNDE HERIR...

No puedo con la gentuza, con la gente que te sonríe a la cara y te la mete por la espalda. Me cuesta confiar en las personas, pero más me cuesta desconfiar. Creo ciegamente en la presunción de inocencia hasta que se demuestre lo contrario. Gran parte de mi entorno está en perenne estado de standby, excluyendo, por supuesto, a mis más allegados, que para eso me demuestran día a día que me aguantan jugando limpio y sin dobleces. Pero no puedo evitar estar siempre alerta, por si las moscas.

La gente está pirada, enferma de falsedad. Hacen amiguitos en un momento dado por pura conveniencia y cuando hay 'crisis de amistad' te venden al mejor postor. Me asquea la poca integridad del ser humano. No sé por qué me tengo que enterar de estas cosas, a veces preferiría ser una pava de la vida, ingenua y sorda para no tener que pasarme el día amortiguando golpes.

Odio a la gentuza que se acerca porque sí, porque no tienen otra cosa que hacer o porque queda estupendo de cara a la galería llevarse bien con todo el mundo. Yo soy todo lo contrario. Si no te trago lo percibirás en dos segundos, no me ando con tonterías, hasta luego lucas, olvídame. Por eso cuando le tengo aprecio a alguien y ese alguien me la da con queso... duele, y de qué manera.

Había una vez una niña un poquito diferente que me miraba con ojos raros y me sonreía con más rareza todavía. A mí me caía bien, pero empezó a ponerse pelín pesadita y tuve que tomar ciertas medidas cautelares antes de que confundiera mi simpatía con pajas mentales. A pesar de que todos me decían que la niña diferente tenía cierta obsesión conmigo, no veía nada malo en seguir siendo su amiga, aunque salvando las distancias. A la niña diferente no le hizo mucha gracia ser correspondida con cierta indiferencia por mi parte y se enfadó mucho mucho, hasta que decidió dejar de hablarme. Pasó el tiempo y volvimos a encontrarnos y la niña diferente obvió un pasado del que yo guardaba heridas por lo hijaputa poco delicada que había sido conmigo antaño pero que estaba dispuesta a enterrar. Un día, tuvimos una fuerte discusión en la que no le consentí que me faltara el respeto, como acostumbraba a hacer y la niña diferente volvió a negarme la palabra. Al parecer, tras aquel sonado acontecimiento, se dedicó a infundar rumores sobre mi faceta de acosadora integral que yo misma desconocía. Largó y se quedó tan ancha, diciendo que años atrás mi obsesión y persecución por ella era enfermiza, que llegué a enamorarme de una manera extremadamente patólogica, que la agobiaba, que no la dejaba en paz...

Me quedé muerta cuando me lo contaron. Porque la muy cabrona, además, rajó de mí a personas queridas y allegadas a mí, que, afortundamente nunca la creyeron.

Gracias a Dios todo un público fue testigo de su papel de víctima rechazada y de verdugo tras mi rechazo. Porque esa tía, desde el primer momento, sólo me produjo una sensación: ascazo.

Y la muy perra hoy me sonríe como si nada, se sigue acercando, se sigue insinuando... pero después de todo esto, la que ha decidido dejar de hablarle soy yo.

Estoy indignada. Me duele por sentirme vendida y engañada, pero también me alegra saber que haya gente íntegra que hace oídos sordos a comentarios maliciosos, rencorosos, orgullosos y llenos de mierda. Hay personas que no soportan perder las guerras y son capaces de hundirte de pura rabia y odio. Pero en esta ocasión, me siento mejor que bien habiendo echado de mi vida a alguien que me ha enseñado a empezar a creer en el concepto de maldad.

Anda a tomar por culo, gilipollas!!


10 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué maravilla de resumen. - ésta, yo, situación antaño, situación actual- ;)

Las piradas...cuanto más lejos mejor, te lo digo yo, que de eso sé un ratazo.

Besos y abrazos.

Lucía dijo...

Me encanta y has hecho bien en dejar de hablarla. Ciertas personas, cuanto más lejos mejor.

Un beso

simplemente yo dijo...

Pues eso, a pasar de ella. Esas personas cuanto más lejos, mejor. Besos

Tantaria dijo...

Oye, pues te dejo mi número para que me acoses un rato, que soy tan fea que a mí nunca nadie me ha acosado, snif snif. Y ya que tú tienes experiencia...
Hay gente muy tóxica. Se ve que tú has dado con más de una.Besotes.

Saltinbanqui dijo...

Ahi queda eso.
:)

Lorena Chavarría dijo...

Siempre suele pasar, que hay gente con malas intensiones y una negatividad enorme, pero es mejor que te diste cuenta a tiempo, y da lo mismo lo demás, de ese dolor sacar la experiencia y que nadie nunca más te haga sentir así.

Un abrazo

Tom Baker dijo...

La última frase, la mejor :p hay cada loca suelta por ahí...

Anónimo dijo...

Puuuuffff como me identifico con tooodo tu blog pero esto ùltimo...justamente toy pasando una situación con una no pirada SUPER PIRADA

Anónimo dijo...

Lo nuestro es simbiosis. Sabía que llegaría el momento en que cambiarias el "formato". And the name is???...... jajajajajaja!!
Muuuaka!

Anónimo dijo...

A TOMAR POR CULO,CLARO QUE SÍ!!
Totalmente de acuerdo contigo, yo contigo siempre a mueeeerte, ya lo sabes!!
Además si no puedes solita voy y te ayudo,eh?A ver si a mí también me cuenta semejante ESTUPIDEZ!!
Que te adooooooooooro mi niña!!