jueves, 1 de abril de 2010

DE ESTACIÓN A ESTACIÓN

Me propuse no escribir cuando mi estado de ánimo estuviera por debajo de 5 puntos. Entre otras cosas, porque me canso de leerme con la misma cantinela. Pero tampoco es tan malo recordar los días malos, porque así los buenos se saborean más y mejor.

Y en vista del éxito, como me da la impresión de que puedo tirarme semanas sin soltar palabra, escribo sin saber qué escribir, sin ser capaz de exteriorizarme ni vaciar los vacíos ni sacar la procesión que va por dentro ni de llorar cuando nadie me ve ni de dormir en silencio ni de contar ovejas descarriadas ni de soñar con angelitos. Tengo agujetas no de reirme sino al reirme, he perdido la costumbre y la he cambiado por la costumbre de levantarme como un zombie y empezar y terminar el día con pequeñas ó grandes dosis de ansiedad y con una cara de culo con ojeras que echa patrás.

No tengo tiempo para pensar pero pienso, pienso, pienso y no llega ese click, esa luz, ese empujón, ese bajón o subidón que me oriente, que me enseñe, que me cuente dónde está la salida de este puto laberinto.

No encuentro esos momentos a solas conmigo en los que me digo todo a la cara, en los que me sincero y me pongo verde y me ayudo, y me sostengo en esa cuerda floja en plan funambulista que da tumbos pero nunca cae, aun con los ojos cerrados, tratando de obviar el final del recorrido.

Ahora toca vía crucis y sus catorce estaciones, que para eso estamos en semana santa, así que me levantaré tantas veces me caiga y estaré conmigo, acompañándome, para no perder la fe ni sentir el miedo a quedarme sin alma.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

necesitas una fanta de limón... solo eso.

Anónimo dijo...

o cuatro copazos con fanta de limón..

Anónimo dijo...

Ya si eso dejaremos mensajes en plan "estamos aquí no nos olvides" :)

Un besazo guapa!!

Aurora dijo...

Saca algo bueno de esto, y yo me quedaría con tu última frase: "me levantaré tantas veces me caiga y estaré conmigo, acompándome par ano perderme..." Esta es la conclusión. Sé fuerte.

Lorena Chavarría dijo...

solo decirte que te comprendo tanto...como sacar la cara de zombie con que uno se levanta y se acuesta..y como aferrarse alguna gota de fe, para salir del laberinto...

Un abrazo y te comprendo

Cata dijo...

Me encanta tu blog, conserva su mágia aunque andes mal. Arriba el ánimo, mi vida es un laberinto y estoy plagada de caretas, pero aquí estoy, sin perder la fe... saludos.

simplemente yo dijo...

Bueno es díficil salir del laberinto y te perderás, pero seguro que al final encuentras la salida, no desesperes. Besos