miércoles, 9 de junio de 2010

SEPTIEMBRE, QUÉ GRAN MES

Mañana examen, jueves examen y viernes examen. Qué ilusión. Quién me mandará a mí a estudiar por afición a estas alturas de la vida si me pongo igual de histérica que hace diez años. Lo único bueno es que nadie (dícese papá y mamá) me pide cuentas de mis suspensos y aprobados, pero ahora me las pido yo, y no sé qué es peor. Autopresión, sí. Este cuatrimestre he estado un poco a todo y a nada y me he dispersado entre tanto apunte ajeno, vamos, que esperanzas lo que se dice esperanzas de aprobar... poquitas. Pero qué coño, hay que ser valiente, ahí estamos dándolo todo con temas sin tocar o sólo leídos, ¿quién dijo miedo? ¿acaso tengo algo que perder? Pues no me dice la tonta del pueblo de al lao que para qué me presento si no voy a aprobar? Anda a cagar! Me encanta la gente así, optimista, con fe, sí, gente que cree más en lo que hace que en lo que en realidad quiere o puede hacer. La filosofía y psicología barata de los del miedo a perder.

Vale, que no tiene mérito presentarse si vas desde casa con la mente en blanco y el 0 patatero asegurado. Qué fácil arriesgar cuando sólo tienes que ganar. Lo peor que puede pasar es que pierda una convocatoria, pero ¿y si me dijeran de repente que si me presento y no apruebo me cortarán el agua durante un mes o me amputarían la mano o que la gasolina me costará el triple o que no podré ir a mi tierra durante un año o que publicarán en portada de todos los periódicos mi salida del armario? En ese caso... habría que valorar y sopesar, digo yo. ¿Por qué? Por miedo a perder. Aquí no arriesga ni el tato, claro.

Vivimos con el miedo constante a perder todo o lo mucho o poco que tenemos, a montarnos películas en vez de vivirlas, a dejar pasar el tiempo y perder grandes oportunidades por pánico a no conservar otras. Soy la primera que vive con pánico a no luchar por lo que quiero realmente y es algo que me echo en cara día sí y día también. Pero mira por dónde, que no hay mal que por bien no venga, a falta de lucidez para seguir leyendo el temario, he visto la luz y he decidido enfrentarme a los fantasmas del miedo que me quitan el sueño por las noches, siendo consciente y consecuente, sabiendo que puedo quedarme sin nada por el módico precio de recuperar mi paz. Y ahora lo que más pesa es estar bien conmigo misma, que el resto ya me dará igual.

Aunque, si en las portadas me sacaran un robado con Marta Etura... ahí ya como que no me importaría tanto presentarme y suspender... siempre me quedará septiembre.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

änimo mujer hay q animarse, como vos decis total el no ya lo tenés asiq a ir por el si.
Y si te sirve de aliento un poquito yo tb toy igual dele estudiar ya q estoy en la recta final de los exámenes. Un bs y suerte :)

B

La mujer D dijo...

Suerte en tus exámenes!! Ya nos mantienes informados si eso...

Un besote! :)

simplemente yo dijo...

PUes eso, se acabaron los miedos.... Adelanteeeeeeeeeeeeeeeee, mis valientes...

Nuuk dijo...

Anónimo, muchas gracias por los ánimos.. de momento la cosa tirando, ya deseando acabar. Suerte para ti también! Un beso.

Mujer D, gracias gracias! Ya si eso andaré informando de resultados y tal, ponme dos velas blancas pa mañana, muaakkk!

Simplemente yo, valiente y valor hay que tener, en ello estamos, un besote!

Tom Baker dijo...

Muuuuucha suerte ;) yo cuando empiece el master verás tu, seguro que ya se me ha olvidado cómo estudiar :p

Ania dijo...

Hola!!!
Te he agregado para seguirte!
Seguimos en contacto!!

Anónimo dijo...

Te echo de menos...