miércoles, 1 de septiembre de 2010

A DIEZ MIL KILÓMETROS

¿Sabes cuando el corazón se para y te falta el aire? Cuando despiertas, miras a tu alrededor y sólo hay vacío. Y sudas aunque haga frío, y se congela el alma a 40 grados. No, no hay fuerza capaz que te levante de la cama, porque sabes que al poner un pie en el suelo nada tendrá sentido. Entonces sientes mil palpitaciones por segundo, no puedes respirar y vuelves a dormirte para tratar de sumirte en una pesadilla irreal, de las que no duelen tanto.

"Ya no sé si me compensa verte a ratos, tomar un café y marcharte. Llegar a casa, apagar la luz y saber que no estás, que nunca estarás cuando te necesite. No sé si alguna vez te pedí demasiado, algún abrazo a tiempo, tu voz en la oscuridad, marcar tu número cuando sienta que no puedo más. Cómo sentirte si no estás, aunque digas estar, pero qué coño, no estás ni por asomo. No creo en misticismos ni espiritualidades ni telepatías que me hagan creer que me cuidas desde tu cama, no alcanzo a sentir tu presencia sino tu vacío, el que dejas cuando te vas, cuando evitas palabras de cariño e impones la barrera a tu antojo, que para eso son tus normas.

Ya no sé si me compensa soñarte porque la única pesadilla que tengo es que estás en todas partes menos aquí, conmigo. No sé si recordarte como único remedio para sentirte cerca, no tengo por qué pensarte pudiendo tenerte, olerte, rozarte. No tengo por qué esperar sentada a que el sol brille y decidas buscarme un rato, dos ratos, tres ratos y después se quede en nada. Tal vez me equivoqué al quererte, quizás no debería haberte retenido, puede que aquella noche que abriste la puerta para marcharte, debí haberla cerrado yo.

Ya no sé si me compensan tus risas, tus abrazos fugaces, tus palabras prohibidas. Ya no sé, porque cuando me falta el aire no puedo contar con tu ternura ni con tus besos, porque cuando me duele y me dueles no apareces, porque siempre estuviste de paso y así lo asumí. Porque ni siquiera esta noche escuchas mis quejidos y aquí me tienes, llorando de rabia, siguiendo las reglas a rajatabla pero esperando a que te des una vuelta por mi casa para abrir la puerta a patadas y abrazarme tan fuerte que por fin logre sentir que sí, que estás aquí, aunque no estés.

Ya no sé si me compensan tus visitas de diez minutos, porque ya no me suben tanto como para mantener el vuelo y seguir adelante. Porque no quiero subir y bajar, no quiero sentir para luego llorar, no quiero un abrazo a medias ni despedidas llenas de incertidumbre, no quiero dos palabras si luego te olvidas de pronunciarlas, no quiero nada tuyo que no sea amor. Porque el resto empieza a sobrarme, porque comienzo a no conformarme, porque las treguas no me valen, porque me agoto.

Ya no sé si me compensan las cuatro cervezas al mes, acercarte a tu casa con un adiós frío, quedarme mirándote hasta que desapareces sin que te des la vuelta y me dediques tu última sonrisa del día. Ni un buenos días cariño, ni un te echo de menos, ni un me muero por verte. Escupiendo distancia, marcando terrenos, aclarando espacios, separando vidas, haciéndome ver que jamás conseguiré más de ti y que soy yo la esclava de tus estados de ánimo, la víctima de tus trastornos, la que consiente y aguanta, mi voluntad, cegada y obcecada por el amor que siento por ti.

Nunca te pedí lunas ni estrellas, sólo un poco de cariño y atención, sólo que me tuvieras en cuenta, que me cuidaras en la medida que pudieras. No mucho tiempo, no muchos besos, sólo palabras y caricias sinceras. Sólo te pedí sentirte cada segundo del día como si estuvieras entre mis brazos. Desde tu sitio y sin muchos esfuerzos, saberte cerca aunque no te vea, olerte por todos los rincones de mi habitación sin que me duelas, sonreír al escucharte, estar tranquila si tú no estás aquí, ser feliz aunque no pueda tocarte pero sí sentirte, sentirte a todas horas, allá donde estés.

Siempre tuve poco, pero esta vez me quedo sin nada. Y no me sale contarte qué es el dolor cuando siento que me abandonas, que te dejas y me dejas, que vuelves a tu sitio sin mirar atrás, que te olvidas, que te apagas y me apagas, que tu camino toma rumbo otra vez, a cualquier parte menos a mí. Y a mí no me quedan fuerzas para tirar y retenerte y pedirte y rogarte que te quedes un rato más. Porque el silencio se ha convertido en mi defensa para que no percibas cómo me arrastro y cómo, sin que te des cuenta, me voy alejando de ti.

Ojalá pudieras leer esto. Ojalá pudieras comprenderme y, si de verdad me quieres, tocaras mi puerta para abrazarme y sentir que estás ahí, CERCA, a diez mil kilómetros o en mi cama, aunque no estés".

17 comentarios:

Tom Baker dijo...

Anoche se me paró el corazón y sentía como mis pulmones eliminaban todo resto de aire, me faltaba, me asfixiaba... me desperté en medio de la noche viendo sólo oscuridad a mi alrededor y un vacío que se colaba por las rendijas de mi ventana... estaba envuelta en sudor a pesar de la brisa que mecía mis cortinas, pero sentía mi alma atrapada dentro de un iceberg helado... lo único que consiguió hacerme reaccionar fue el pensamiento de escapar a la playa... conseguí vestirme a tientas, coger las llaves, y salir al exterior, pensando tontamente que el mar con sus olas me traería algo de sentido a lo que me rodea, y simplemente conseguía escuchar entre el ruido de la marea como si alguien susurrara su nombre... simplemente cerré los ojos esperando caer en un profundo sueño, uno en el que me hiciera retroceder a finales de enero de 2009, donde empecé a conocerla y poder volver a sentir todo lo que estaba por venir desde ese momento en adelante... quizá intentar enmendar los errores que cometimos e intentar tener un final distinto, o simplemente no tener un final. Otras veces intento soñar que nuestras vidas vuelven a encajar como lo hicieron siempre... simplemente intento pensar en esos sueños en los que siento menos dolor que en la vida real, por muy irreales que sean... porque por imposible que sea, no consigo arrancar de dentro de mi, la sensación y la corazonada de que nos volveremos a encontrar... y cada vez que siento ese pinchazo al escuchar su nombre, al oler su perfume al cruzarse alguien conmigo, al oír entre tanto acento canario, una voz madrileña seca y concisa, cuando me abre una conversación, cuando sueño con Ella... me destroza por dentro, me desmorona el castillo de naipes que tan poquito a poco intento construir, porque esa corazonada sigue ahí, no se marcha y se choca constantemente con la realidad, una realidad en la que no creo que Ella me espere en absoluto...

PD: Quitando el anónimo del test, a que no habías tenido un comentario tan largo?? :p y seguimos entre silencios...

Anónimo dijo...

Nuuk no tenes que pedirle solo un poco de cariño y atención, tenes que pedirle todo, xq te merces todo, xq me da la sensación de que si por vos fuera le bajarías la luna y las estrellas.
Un besazo

B.

Anónimo dijo...

Vive, el tiempo no tiene espera...

"no hay reloj que de vuelta hacia atrás"

En tu balanza de equilibrio, el tiempo compartido y el tiempo de ausencia....

A.

Besos.

candela dijo...

A veces lo más difícil es romper normas autoimpuestas.

besos

Ter dijo...

paso de puntillas, por este post y por el anterior....no quiero hacer ruido

alejandra dijo...

Esperar sólo hace más larga la espera... No importa como te haya amado, y si te amo, lo único importante es que tú lo distes todo, y ese sentimiento nadie te lo puede arrebatar

olgaweb dijo...

Lo más importante, es tener la capacidad de poder sentir esa profundidad en tu interior y ser capaz de expresarlo..Muchas veces nos cuesta soltar y nos quedamos en ese momento, vivimos de esas sensaciones y de ese amor que hemos sentido en ese momento, lo ideal sería saber que si hemos podido amar con tanta fuerza una vez, podremos hacerlo todas las veces que lo sintamos mientras no nos pongamos travas a nosotros mismo...

iTxaro dijo...

Lo he sentido, lo siento... sé de cuando el corazón se para y me falta el aire....

M dijo...

Rompe ese silencio y díselo todo. Qué puedes perder? Por lo que explicas tu serías capaz de darlo todo y te conformabas con muy poco pero llegados a este punto necesitas algo más, pídeselo o déjala ir porque te estás haciendo mucho daño

simplemente yo dijo...

Este post me lleno de pena porque tienes razón... Hay momentos en los que no eres capaz de salir de la cama y todo pareace quitarte el aire. Besos

simplemente yo dijo...

Este post me lleno de pena porque tienes razón... Hay momentos en los que no eres capaz de salir de la cama y todo pareace quitarte el aire. Besos

NoSiempreChichaLista dijo...

Creo que es el post más bonito, mejor escrito y sincero que he leído nunca. Gracias por regalarnos tu tiempo,tus líneas.

Aurora dijo...

Yo lo he vivido, ese falta de aire, ese alma que pesa como el plomo, esas ganas de nada ... y si cortas por lo sano?? no puedes a qué no?? me recuerdas tanto a mi, hace muchos años, pero muchos, pero a veces ese recuerdo viene a mi como un soplo de aire, que dura como tal pero me hace hasta daño. Suerte.

Ico dijo...

Dificil situación cuando no se está en igual de condiciones amorosas.. pero ya lo dice un refrán árabe "en la pasión no hay igualdad" pero al menos deberíamos intentar no sufrir en exceso o que los placeres compensen los disgustos.. te sigo..

neko dijo...

Nuuk, tus palabras me sobrecogen.
Aprende que el que no sepa valorarte como te mereces es el que no merece la pena.

LA DESGRACIÁ dijo...

Te irás cuando estés preparada. Como me fui yo, como nos vamos todas, pasada la primera fase de ceguera. Ánimo, que vienen curvas.

bss

CabreraDaniel dijo...

es simplemente asombroso, me encanto nunca algo me encanto tanto como esta publicacion, me viene de 10 para lo que estoy viviendo, porque yo a ella (la chica x) no le pido nada especial, solo que me demuestre un poco de amor i fidelidad que me haga sentir importante mas de lo que yo pienso que soy, y me de esa seguridad de avansar un paso mas. pero no... el tiempo pasa, nos volvemos viejos, ella se divierte, y yo la espero... siempre es igual, todo lleva a un te amo vacio de momentos, ya no somos yo y ella, somos yo ella y el mundo, estamos distanciadisimos y no se da cuenta, o si se da cuenta le agrada el momento, un saludo exelente blog!