domingo, 28 de noviembre de 2010

CONTRADICCIONES

La vida de la tercera en discordia no deja de ser una montaña rusa. No es que un día estés arriba y otro abajo, no es que haya rachas mejores ni peores. Es, simplemente, que hay bajones, desequilibrio y estrés. A ratos. Por momentos. Bebes tres copas y te olvidas de todo, bebes otras tres y te acuerdas de todo. Sigues bebiendo y te ríes para después llorar. Piensas en ti y te sientes la mujer más poderosa del planeta. Piensas en ella y eres diminuta, no eres nada. Recuperas el control y aprendes a ser feliz. Lo pierdes y te desmoronas entre las cuatro paredes de tu habitación. Avanzas y retrocedes. Lo ves todo claro y acto seguido se te oscurece el día. Te comes el mundo y segundos después el mundo te come a ti. Sabes lo que quieres y luchas por ello y después piensas que no tiene sentido sin haberlo intentado una vez más. Dejas de padecer y te invade el dolor en el instante menos esperado. Te devoran los recuerdos, se te ablanda el corazón, se te congela, se te enternece y se enfurece. Destruyes las imágenes del pasado y, cuando estás a punto de borrarlas de la memoria, las retienes porque en el fondo sabes que el alma las necesita para no morir. No hay que mirar atrás para seguir adelante, hay que seguir adelante sin mirar atrás.

Trato de tirar, que no es poco. Me concentro en mi día a día, en mi disciplina, en mis ilusiones, en hacer lo que me gusta. He vivido demasiado tiempo a expensas de palabras que no se pueden demostrar y de besos que se quedaron en el aire. Asumí una realidad que pocos hubieran aguantado. Pisé la tierra con firmeza y me tragué el dolor para seguir a su lado, aún sabiendo que el laberinto no tenía salida. Como un borracho dando tumbos. Como el eterno perdedor que se resigna a seguir perdiendo. Como el drogadicto que necesita su dosis diaria, por más mínima que sea.

Afortunadamente el tiempo perdona y cura, y te ofrece nuevas oportunidades, otros paisajes, canciones frescas y sábanas limpias cada noche. Te ordena y te quita la razón, te alivia, te calma. El tiempo te enseña, te levanta y te arregla. Te hace la vida más fácil y es justo ahí donde hay que sacar toda la artillería para dar el gran salto, para captar y aferrarte a la luz al vuelo. Y tener la suficiente valentía y templanza como para mantener ese equilibrio que siempre pende de un hilo.

Equilibrio que se me ha ido a la mierda cinco minutos antes de empezar a escribir este post. No es tristeza exactamente, sino esa mezcla explosiva que a veces me atormenta. Rabia, ira, frustración, impotencia, rencor. No sé si es dolor. No sé si sufro por lo que no pudo ser o porque despego y aterrizo constantemente sin poder mantener una línea constante. Emociones cruzadas y enfrentadas. Es querer y odiar, sentir y no sentir, soñar y no dormir, vivir y malvivir. Sí ó no. Ahora ó nunca. Blanco ó negro. Hola ó adiós.

Y ahora toca bajón, bajonazo. Y como música de fondo, sólo silencio, su silencio.

Perdida en mis contradicciones.

10 comentarios:

rombo dijo...

Este diario de contradicciones es magnífico !!!!! (para ser leído, no para ser vivido).
Cómo escribes chica !!!!!

M dijo...

Caerse y volverse a levantar, no queda otra. Ponte de nuevo en pie, lucha por voler a ese equilibrio y en cuanto puedas pega el salto definitivo. Hay que pasar por muchas estaciones antes de llegar a tu destino, no desfallezcas.
Tú decides la próxima parada, a dónde quieres ir?

Un abrazo gigante

Cantares dijo...

Caramba! es un torbellino de emociones.
Es saludable intentar encontrar el equilibrio.
Cuánto más grande el problema, más equilibrio necesitamos.
Besos

Sobrevivir dijo...

Cuando menos te lo esperas aparece alguien que te ayuda a levantarte y de repente la ilusión reaparece en nuestras vidas, cuando los sentimientos no son recíprocos a lo único que nos lleva esas relaciones son al sufrimiento. Un beso y ánimo

silvia dijo...

Me encanta, has hecho una descripción magnifica de lo que es un tormento cuándo estas mal emocionalmente,en un minuto puedes llegar a tener más de 100 pensamientos a la vez, todos contradictorios, todos inseguros, cuándo entramos en ese círculo es casi imposible salir, nuestro propio ego se alimenta con nuestros pensamientos...creo que lo mejor es cerrar ese círculo...o al menos intentar tomar una decisión la que sea pero cerrarlo...

candela dijo...

Las contradicciones, sirven para cuestionarnos todo y a la vez sacar mejores resultados..., perdo duelen demasiado.

Ánimo!

Lorena Chavarría dijo...

querida, cuanto te comprendo, es como querer olvidar pero un trozo de ti se quede quedar con algún pedacito por mínimo que sea.
Fuerza querida, fuerza y sigue adelante, ya tomaste una decisión sigue por ella, yo se que cuesta, son meses, pero en algún momento saldra el sol para ti, y vendrá la alegría que tanto mereces.

Un abrazo con mucho cariño

Tom Baker dijo...

Así estamos... y nunca deberías dejar de creer en ti misma, en lo que eres capaz de hacer, en que nada es imposible siempre que te lo propongas y lo desees de verdad... porque creo que esa intuición de la que hablábamos hace unos días, funciona también para ti ;)

iTxaro dijo...

asi es....

pero como a mi me dicen, esta también eres tu, solo vive el momento que ya pasará

pero joer solo se pide tranquilidad y estar bien... no es tanto no?? o si

un achuchón

Nuuk dijo...

++ rombo ++ Las contradicciones vividas.. te aseguro que son lo peor! Un besazo.

++ M ++ La verdad, me gustaría dar el salto de golpe, saltándome todo lo anterior, algo así como acostarme malita y levantarme completamente sana.. pero eso, por más que quiera, es imposible. Un abrazo.

++ Cantares ++ ¿Alguna sugerencia para encontrar el equilibrio? La lucha más dura e inconstante de la vida, no crees? Un beso.

++ Sobrevivir ++ Un clavo saca otro clavo, lo sé, pero no espero a nadie.. sólo aspiro a estar bien conmigo misma, que ya es mucho. Un besazo.

++ silvia ++ En un minuto se te pueden pasar no cien, sino millones de pensamientos, y algunos envenenan tanto el alma que es imposible avanzar. Besos.

++ candela ++ Lo peor de las contridicciones es que te ciegan más y al final los resultados no suelen ser los más acertados, precisamente porque no estamos capacitados para sacar conclusiones. Un besazo.

++ Lorena Chavarría ++ Meses? Más?? Pff, cuánto me queda entonces? En el fondo, todos somos un poco masocas, a nadie le gusta enterrar definitivamente lo que alguna vez nos hizo feliz.. un abrazo.

++ Tom Baker ++ Las intuiciones no funcionan para todo el mundo igual ;), vendo consejos y para mí no tengo, tú sabes.. nada es imposible? Entonces tenemos otra charla pendiente :P. Abrazos.

++ iTxaro ++ No pedimos tanto, pero es mucho, eso nos pasa a los que de verdad sentimos. Más abrazos.