jueves, 2 de diciembre de 2010

QUÉ FÁCIL Y QUÉ DIFÍCIL FUE

Cuando ya no distingues el amor del odio, cuando la cabeza te baila al son de una melodía desafinada, cuando respiras y te ahogas al mismo tiempo, cuando sientes sin padecer, cuando crees reír y lloras, cuando la lluvia lucha contra el sol y los sueños contra las pesadillas, cuando te encuentras para volver a perderte, cuando callas por no gritar, cuando eres tan fría como cálida, cuando ya no esperas nada pero no te levantas de la silla, cuando corres y frenas, cuando piensas y ya no hay recuerdos que valgan, cuando te acostumbras a hablar con la pared, cuando te levantas y vuelves a acostarte, cuando gimes de dolor y de placer, cuando necesitas un abrazo y lo rechazas, cuando aprendes a escuchar pero sigues interrumpiendo, cuando bebes agua y tragas fuego, cuando aprecias el paisaje y ya no te gusta, cuando estás dispuesto a empezar y terminas, cuando tomas aire y te atragantas, cuando escribes y borras, cuando comes y vomitas, cuando disfrutas mientras sufres, cuando la hueles y te entran náuseas, cuando escuchas su voz y deseas acallarla, cuando te acuerdas y quieres olvidar, cuando pides sin querer que te den, cuando madrugas y Dios no te ayuda, cuando hay luz y tropiezas con la oscuridad, cuando vives malviviendo, cuando quieres besarla y abofetearla, cuando se acerca a ti y le das la espalda, cuando avanzas y quieres retroceder, cuando buscas la salida y te empeñas en no encontrarla, cuando te acuestas sola y te sientes llena, cuando te acuestas acompañada y te sientes vacía, cuando muere el dolor sin dejar que muera del todo... cuando eres feliz y sientes tristeza... porque en el fondo el alma te pide a gritos que no huyas, que no des cuatro saltos sin antes haber dado un paso. Que el proceso hay que vivirlo de principio a fin, con lo bueno, con lo malo, con lagunas, con dudas, con incertidumbre, con pena, porque más allá, al final del túnel, encontraremos la entrada a la tranquilidad del espíritu. Pero hasta entonces, al camino es largo, casi infinito, apenas un infierno.

Hazme el favor de pasarte por mi casa, abre la puerta a patadas y mírame... y así podré descubrir si lo que me pasa es que he empezado a odiarte o es que aún te sigo queriendo.

(NOTA: Me falta cero coma dos para explotar y joderla bien jodida, pero es que la ira me está comiendo por instantes, tanto que no me reconozco. Estoy perdiendo la cabeza y los nervios. Un puto click y salimos todos volando. ¿ALGUIEN PODRÍA PARARME, POR FAVOR?).

11 comentarios:

iTxaro dijo...

como dices el proceso hay que vivirlo de principio al fin. Y al finalizar ese proceso quedan lo que yo llamo la gripe, unos días mal y YA, a seguir

achuchones

(ayyy vaya dos patas para un banco...)

Cantares dijo...

No se, a veces después de tanta confusión se hsce la luz.
es como derrumbar uns psred sgrietada para poder comenzar a construirlo de nuevo, más fuerte y bonito.
besos

La Herida dijo...

Como el vivir, ¡y ya está! ... :)

LA DESGRACIÁ dijo...

O a lo mejor un poquito de las dos cosas, que no tienen por qué ser excluyentes..

besos

A D A G I O dijo...

La vida está llena de contradicciones... y de personas contradictorias... yo me considero una de esas personas, es por eso que tu entrada me ha encantado... y me he visto reflejada bastante en esas palabras... en cada frase... Un abrazo fuerte Nuuk... Ah, y la canción es preciosa...

rombo dijo...

Escalofriante !!!! lo que produce la mezcla de amor y odio...

Ana dijo...

Porque la principal preocupación es de intentar ser lo más feliz posible en esta vida que nunca se sabe hasta cuando vamos a tenerla como regalo, todo lo demás aunque duela no es lo más importante, lo principal eres tú amarte a tí más que a todas las cosas, quien te merezca lo compartirá contigo.

Cantares dijo...

:) Leí mi comentario anterior y me reí un poco.
El teclado funciona mal y mi cabeza se ve que también.

Espero que estés mejor, a veces se van amontonando emociones como aire dentro de un globo y si no le hacemos preder presión, explota.
Ánimo! no hay mal que dure cien años.
Un beso grande

Sobrevivir dijo...

Nukk tienes que relajarte, ya sé que es fácil dar consejos, pero no merece la pena llegar a esos extremos por nada ni por nadie, piensa en ti. La canción bonita, pero en tu estado anímico no te conviene este tipo de cancioncitas, prueba con el waka -waka. Besos

M dijo...

STOOOOOP! Para y respira hondo, nada de clicks y de salir volando (dejate de aviones y más éste puente). ;)

No creo que necesites verla para saber si realmente sientes una cosa u otra, sabes que son ambas a la vez. Sólo te queda seguir hacia delante ya tienes medio camino recorrido.

Tú puedes Nuuk!

PD: Y si te cansas dínislo que te pasamos a buscar.

Nuuk dijo...

Muchas gracias a todos, uno por uno. Gracias por vuestras palabras llenas de calma y alivio. Todo parece que vuelve a la normalidad aunque aún quedan muchas subidas y bajadas, mucha rabia que soltar pero también mucha esperanza que mantener. Un abrazo fuerte para todos.