domingo, 17 de junio de 2012

CALENTANDO MOTORES

No sé ni por qué dejé de escribir una tarde de febrero del año pasado... creo que tenía tal pena y rabia encima que hasta yo me harté de tanto duelo absurdo. Unos 500 días después me planteo volver a escribir. Pero no estoy segura del todo. No sé si abrir otro blog con nueva identidad o rescatar a Nuuk del infierno en el que le dejé y darle unas pinceladas de color y optimismo. Me hace ilusión darle otra oportunidad.

He ahí mi dilema.
En cualquier caso, espero volver por aquí o por allá. Y vernos un rato, y seguir compartiendo.