martes, 31 de diciembre de 2013

31 DE DICIEMBRE DE 2013

En contra de su voluntad y la mía, renuncié al amor.

Con rabia y miedo, lo dejé en brazos de 2013, con la esperanza de volver a verlo en 2014. Quiero el mismo amor, no quiero otro. Ni una virtud más, ni un defecto menos. No quiero niñas guapas, ni tontas que se las dan de listas ni listas que además son inteligentes, y que me resultan tan asquerosamente atractivas.

Quiero el mismo amor, el mismo. Básico, simple. Sin adornos. Austero. Sin más atrezzo que su esencia. Pero lleno de pasión.

No hay comentarios: